lunes 10 de agosto de 2020 - Edición Nº614

Análisis | 1 jun 2019

LECTURA RECOMENDADA

“Cuando los pueblos se despiertan, las huelgas necesariamente producen efectos”

Luego del paro general es necesario dar visibilidad a la mirada de Eduardo Benedetti quien escribió el Libro “Cinco huelgas que cambiaron la historia. Luchas obreras que provocaron transformaciones en sus países y el mundo”, publicado en 2018.


Por:
Luciano Moreno Calderón

Hace apenas unos días las clases populares y trabajadoras manifestaron, una vez mas, su disconformidad ante este modelo de constante degradación humana que viene impulsando Mauricio Macri desde su llegada al Gobierno, y como no podía ser de otra forma, las huestes orgánicas e inorgánicas más rancias del oficialismo salieron a tratar de exponer su necesidad de que, sin chistar, los que menos tienen sean los que más tengan que soportar el modelo que se quiere imponer: que no fue el prometido.   

 

Como no es la primera ni la última vez que un Gobierno trata de devaluar la importancia de las expresiones sociales que luchan por sus intereses, es necesario quizás dar visibilidad a la mirada de una persona que analizó la cuestión en profundidad, y escribió un libro llamado “Cinco huelgas que cambiaron la historia. Luchas obreras que provocaron transformaciones en sus países y el mundo”, publicado en 2018.

 

Su autor, Eduardo Benedetti -creador de otros libros relacionados con este tema, como lo son “Acuerdos y desacuerdos obrero-patronales” y la “Historia de las entidades Gremiales empresarias de 1810 a nuestros días”, por mencionar algunos-, explicó a Pal’Sur su obra que, además de ser un repaso histórico, es una contundente “respuesta al gobierno actual, y que surge luego de escuchar que al Ministro de Trabajo de aquel entonces decir que: después de una huelga no pasa nada”.

 

Ante esta aseveración, el autor se preguntó: “¿Puede ser alguien tan estúpido como para decir esto?”, inmediatamente puso manos a la obra y forjó este libro que “lo que hace es describir las cinco huelgas que cambiaron el mundo”.

 

Horacio Ghilini, en su prólogo, con sus precisas palabras, deja en claro un modus operandi muy usado. “La huelga, que es una acción propia del mundo de trabajo, es sistemáticamente desprestigiada desde los centros de poder reaccionarios, ya sea mediante argucias jurídicas tendientes a cercenar el derecho de huelga, bajo embestidas represivas violentas o intentando socavar su sentido y legitimidad ante la opinión pública por medio de enfrentamientos de unos trabajadores contra otros, acentuando el supuesto daño producido por el paro o descalificándolo por su pretendida inutilidad”.    

 

Para derribar argumentalmente la tergiversación falaz que se quiere instalar con el objeto de desacreditar los legítimos derechos del pueblo y los trabajadores a organizarse y plantear las ilegitimidades que produce el sistema, para poder remediarlas, el autor condensó cinco luchas populares exitosas, de gran trascendencia mundial y local, gracias a las cuales nada volvió a ser lo mismo.

 

La Revuelta de Haymarket (Chicago EEUU, 1886) que dio origen al 1º de Mayo como Día del Trabajador e instauró, prácticamente en todo el mundo, la jornada laboral de ocho horas; la Protesta en Rusia (enero 1905) semilla de la revolución de 1917; el Movimiento Solidaridad en Polonia (1980) que sentó las bases de la democracia en ese país; el 17 de Octubre de 1945 (Argentina) que llevó a Juan Domingo Perón al poder y a la construcción de una nueva argentina; y la Huelga de los metalúrgicos en Brasil que abrió el camino a la exitosa Presidencia de Lula.

 

“En general diría que desde 1810 a nuestros días, salvo honrosas excepciones, las centrales empresarias, salvo honrosas excepciones, siempre jugaron en contra del interés del país”, concluyó de manera contundente.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS