lunes 01 de junio de 2020 - Edición Nº544

Análisis | 13 mar 2020

la puja que se viene

Federalismo energético: "Ese petróleo es mío"

Las provincias patagónicas nada quieren saber con sumar a Buenos Aires al grupo de las petroleras. Con el argumento de poseer las refinerías en su territorio, Kicillof presiona para recibir regalías. Por ahora, los gobernadores no salen a confrontar.


Por:
Laura Funes

Durante la apertura de sesiones ordinarias ante la Legislatura, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, manifestó su intención de sumarse a la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi), organismo que nuclea a las provincias que explotan petróleo y gas.

 

Pero, ¿cuál es el argumento de Kicillof para hacerlo, teniendo en cuenta que el territorio bonaerense carece de estos recursos? Básicamente, el mandatario asegura que Buenos Aires refina el 80 por ciento del petróleo que luego llega a su destino final. 

 

Por supuesto, la intención de Kicillof de ingresar en este selecto grupo despertó distintas posiciones, aunque en su mayoría fueron en rechazo. Es que esta iniciativa volvió a poner el foco en una discusión que lleva tantos años como la conformación de Argentina como un Estado-Nación: la independencia de las provincias y la federalización de un país que, a pesar de las intenciones, sigue mirando hacia el puerto de Buenos Aires.

 

“OFEPHI asume su misión en un escenario definido desde lo fundacional y condicionado en su desarrollo por el federalismo efectivo, donde por el logro de un régimen vigente de la propiedad de los recursos naturales a nivel de jurisdicciones, el Estado nacional y las Provincias productoras deben compartir competencias y responsabilidades en un adecuado equilibrio”, expresó el organismo en un comunicado.

 

Actualmente, OFEPHI está integrada por diez provincias productoras de petróleo y gas: Neuquén, Santa Cruz, Chubut, Tierra del Fuego, Río Negro, Salta, Mendoza, Formosa, Jujuy y La Pampa, de las cuales sólo una también tiene refinerías y, casualmente, es donde se encuentra Vaca Muerta, el principal yacimiento petrolífero hallado en los últimos años.

 

Desde la provincia que conduce Omar Gutiérrez (Movimiento Popular Neuquino) salieron a poner el grito en el cielo, ya que la posible inclusión de Buenos Aires en el grupo de las provincias petroleras despertó viejos resquemores.

 

"Si la provincia de Buenos Aires es petrolera, nuestra Provincia del Neuquén tendrá que ser sojera....no hay campo sin energía, no?", expresó el ministro de Producción neuquino, Facundo López Raggi, desde su cuenta de Twitter.

 

Una postura similar tuvo el secretario de Energía de Tierra del Fuego, Moisés Solorza, quien en diálogo con Pal’Sur, y a título personal, le cerró la puerta a Kicillof y, en su lugar, planteó la necesidad de desarrollar el sur argentino

 

“En lugar de apelar a una actitud extorsiva, sería bueno instalar refinerías en Tierra del Fuego para poder hacerlo en origen”, señaló el funcionario a este medio, haciendo hincapié en la idea de un verdadero federalismo. 

 

Por su parte, desde Río Negro, fueron legisladores de la oposición quienes plantaron bandera contra el bonaerense. "El gobernador de una provincia que no tiene una gota de petróleo puede controlar YPF y la OFEPHI? Hazañas de un gobierno que destruye el federalismo", dijo el diputado provincial rionegrino de Juntos por el Cambio, Juan Martín.

 

En Chubut, desde el mismo espacio salieron a presionar al gobernador Mariano Arcioni para que reivindique el rol y la composición actual del organismo. A través de un proyecto de declaración, el legislador Manuel Pagliaroni pidió que se exprese el “más enérgico repudio a la intención de la Provincia de Buenos Aires de integrarse a la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (OFEPHI)”.

 

Hasta ahora, la única voz a favor provino de Santa Cruz, cuna del kirchnerismo,m  Nada más y nada menos que del jefe de gabinete, Leonardo Álvarez, aseguró que Kicillof tiene argumentos sólidos para plantear su integración al organismo porque la provincia forma parte de la cadena de valor de la actividad.

 

Sin embargo, Álvarez remarcó que es algo que deberán definirlo los gobernadores. Por el momento, ningún mandatario salió a hablar de manera oficial al respecto. Sí lo han hecho funcionarios y diputados a título personal. 

 

Es que, según pudo saber Pal'Sur, los mandatarios provinciales (muchos de ellos aliados del Gobierno nacional) no quieren confrontar directamente con Kicillof, más aún en medio de un clima convulsionado por la expansión del coronavirus que, entre otras cosas, también afecta la cotización del petróleo. Las regalías de la explotación de hidrocarburos hoy genera uno de los mayores ingresos a las provincias petroleras y, en épocas de vacas flacas, cada dólar vale. 
 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS