lunes 01 de junio de 2020 - Edición Nº544

Entrevistas | 9 abr 2020

En tiempos de coronavirus

Ciberpatrullaje: qué es lo que plantea el Gobierno de Alberto Fernández

Tras los dichos de la ministra de Seguridad, Pal’Sur dialogó con el especialista Ariel Garbarz, quien explicó de qué se trata este concepto, su origen y las intenciones que tiene el Ejecutivo nacional en cuanto al monitoreo en redes sociales.


Recientemente, la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, admitió que "las fuerzas de seguridad monitorean las redes sociales, para ver el humor social y prevenir situaciones" y el tema del "ciberpatrullaje" volvió a estar en el centro de la polémica.

 

Por eso, Pal’Sur dialogó con Ariel Garbarz, ingeniero en electrónica y telecomunicaciones, profesor de la UBA, de la UTN, de la Universidad de California, de la Universidad de Massachussets y ex coordinador de Seguridad de las Comunicaciones durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kichner.

 

-¿Qué es el “ciberpatrullaje”? ¿Es realmente algo tan negativo como dicen algunos?

 

-El “ciberpatrullaje” es una palabra inventada, no está dentro del diccionario informático que usamos los especialistas, sino que fue una generación de Patricia Bullrich cuando era ministra de Seguridad y textualmente dijo “estamos haciendo lo que se llama ‘ciberpatrullaje’, detectando a grupos que quieren llamar a alguna agitación y se los vamos a presentar a la justicia”. Incluso, después aclaró: “los vamos a rastrear desde las redes sociales y los vamos a ir a buscar a sus casas si es necesario”. De hecho, lo hicieron. Hubo un par de casos donde les allanaron el domicilio a usuarios de las redes y se los llevaron detenidos. Por supuesto, consiguieron las órdenes judiciales correspondientes. De ahí viene el término. Después, la ministra de Seguridad y antropóloga social, Sabina Frederic, mencionó infortunadamente esta palabra para una encuesta que quieren hacer en las redes sociales para saber qué opina la gente de la gestión del Gobierno actual y cómo está enfrentando la pandemia. Hacer simplemente un trabajo estadístico. Para este monitoreo, o cibermonitoreo, lamentablemente, usó la palabra creación de la ministra Bullrich, pero con un sentido completamente distinto.

 

Lo que planteó la ministra no es de ninguna manera hacer espionaje o violar la privacidad de los usuarios de las redes como salieron a manifestar, como siempre, los macristas y su ejército de trolls, y toda la derecha.

 

-Como si ellos no hubiesen comprado el ‘Pegasus’ para hacer espionaje…

 

-Claro, ellos sí hacían espionaje. No porque lo diga yo, quedó comprobado judicialmente. El primer funcionario del Gobierno anterior en hacer espionaje fue Mauricio Macri. Quedó demostrado cómo usó a la SIDE, las cintas de grabaciones con conversaciones de su cuñado y de Burstein, un dirigente de la comunidad judía.

 

-¿Entonces el Gobierno actual no tiene intenciones de analizar las conversaciones de la gente en las redes sociales.

 

-No, nada que ver. Sería muy bueno, por supuesto, que la ministra de Seguridad haga esta aclaración, que expliquen en qué va a consistir este trabajo pero si uno lee toda su expresión, va a ver que dice que van a buscan hacer un trabajo de opinión. Las redes siempre son un termómetro de la opinión pública, y quieren ver cómo repercuten las medidas que toma el Gobierno.

 

-¿Los Estados deberían tener más control sobre lo que sucede en las redes sociales?

 

-En este momento, en el mundo, las redes sociales son el ámbito prácticamente exclusivo donde la gente opina, intercambia sus pareceres, que debe ser absolutamente libre desde el punto de vista de opinión y expresión. Es un ámbito de militancia, de expresión política, usado por los pueblos y los Gobiernos. Por lo tanto, no debería haber censura. Ahora, cuando se utilizan las redes para cometer delitos como intimidación pública, amenazas, boicotear (como se hace ahora) la cuarentena que está aprobada legalmente y se hace con el apoyo de casi toda la oposición, para salvar la vida de todos los argentinos y evitar las muertes, para poder reactivar la economía cuanto antes, cuando se boicotea eso es atentar directamente con la salud pública. Ahí sí tiene que actuar la Justicia.

 

-¿Y cómo se podría atenuar el impacto de las fake news?

 

-Cuando la fake news es sólo opinión, expresada como sea, ya sea criticando a funcionarios de Gobierno, tiene que estar integrada dentro de la libertad de expresión. Por eso es importante ver las figuras delictivas en las cuales, en una situación de cuarentena, excepcional, pueden incursionar aquellos que la boicotean. Habría que ver si dentro de las redes hay trolls que, aparte de su trabajo de difamar, calumniar y descargar su odio, ahora en este caso hay una situación distinta que amerita, justamente, evitar que boicoteen la cuarentena, asustando a la población, como por ejemplo ocurrió días atrás, que el Gobierno estaba ocultando la cantidad de infectados y muertos. Eso es hacer terrorismo en las redes. Eso se llama intimidación pública, y es un delito. Un juez, de oficio, detuvo a este irresponsable. Eso hay que hacerlo. Hay que sostener el fin jurídico.

 

-Entonces, ¿usted evalúa que los dichos de la ministra Frederic, no colida con ningún derecho constitucional que tenga que ver con la libertad de expresión y que no tiene nada que ver con el espionaje?.

 

-Por supuesto. Cualquiera que se moleste en ver los antecedentes de la ministra de Seguridad, se le podrán marcar errores de  ineficiencia sobre el manejo de la tropa uniformada, o si se quiere la inexperiencia en la materia, pero es una histórica defensora de los Derechos Humanos que jamás incurriría en realizar espionaje. Ni ella, ni Cristina Camaño que son las dos que podrían llegar a utilizar herramientas de inteligencia. Sin embargo, no hay ningún dato que no esté indicando eso y si hay mucho curriculum de ambas que bregan por todo lo contrario.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS