martes 13 de abril de 2021 - Edición Nº860

Entrevistas | 28 mar 2021

Empresa Nacional de Dragado

“Si no hay control soberano de los recursos estratégicos, no hay posibilidad de sustentar un proyecto político”

Pal´Sur conversó con el referente de la Mesa de Trabajo por la Recuperación Nacional, Enrique Aurelli, sobre el proyecto que busca crear una Empresa Nacional de Dragado, con el objetivo de controlar todas las labores de dragado y balizamiento, así como también la regulación de tarifas y la construcción de buques de bandera argentina.


Por:
Luciano R. Moreno Calderón

-¿Cómo surgió el proyecto y en qué instancia está en el Congreso de la Nación?

 

En principio, desde la Mesa de Trabajo por la Recuperación Nacional creemos que no es posible avanzar en esto si no existe un proceso colectivo. Estamos trabajando en diferentes iniciativas en un marco de plan integral, plegado a eso que fue el primer plan quinquenal de Perón, donde se planteaba que si no hay control soberano y popular de los recursos de las empresas del Estado, en lo que refiere a recursos estratégicos nacionales, no hay posibilidad de sustentar un proyecto político nacional y popular. Nuestro principal interés es que el Gobierno profundice en el empoderamiento popular, y para ello es necesaria una herramienta para construir esa patria que queremos.

 

En el proyecto, no tienen participación senadores del Instituto PATRIA. Si bien muchos compañeros son parte de la militancia, el Instituto PATRIA no participó de esto en nada. Con respecto a los Senadores y Diputados Nacionales, cuando se terminó el primer borrador de proyecto de ley, se envió por mail a absolutamente a todos, y si bien con algunos de ellos hemos tenido charlas y mostraron estar de acuerdo por lo planteado, las instancias, la coyuntura y lo que plantea nuestra coalición de gobierno impide que en este momento alguno de ellos salga a manifestarse.

 

El proyecto especificaba que la empresa también iba a tener potestad sobre todo lo que surge del dragado…

 

Si. Más que nada lo que se extrae es arena, que lo utiliza posteriormente la empresa concesionaria para venderlo y ser usado en el fracking (fracturación hidráulica). Hay muchas cosas que se pueden hacer. La ley está escrita para que la empresa tenga incidencia en todo espejo de agua, no solamente en la cuenca del Plata o la Hidrovía Paraná-Paraguay, es mucho más abarcativa. También incluye construcción, creando cientos de puestos de trabajo en todo el país. Nosotros no solo estamos en desacuerdo con el Decreto 949/2020 -(“que pone en marcha la licitación de la vía de navegación del río Paraná”)- sino que también sostenemos que debe existir participación de los trabajadores, y de esta manera la iniciativa se encolumna con los viejos proyectos estatales que tenía el primer y segundo peronismo. 

 

El proyecto fue concebido para poder construir esas vías navegables internas y externas y darle a las provincias la posibilidad de poder tener una cadena producción y exportación. A la vez que nos permitan ahorrar divisas. Sería muy importante que el proyecto fuera tomado por algún representante en la Cámara de Diputados o Senadores de la Nación para que pueda empezar a debatirse y, de ahí, analizar algunas cosas que podrían ser reformadas. La ley se plantea hacia todo el país, ya que aplicaría a todas las provincias que tengan espejo de agua.

 

- Si tuvieras la posibilidad de hablar con un senador o diputado nacional fueguino, o cualquier otro patagónico, ¿qué le dirías para que apoye el proyecto? ¿cuáles serían los beneficios?

 

El problema del sur son el bajo calado o desarrollo que existe. Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur (NdR: en adelante TDF AeiAS), que para nosotros es el epicentro de la argentina bicontinental que se viene, y que está en el nudo del problema que es que es tener ocupado el 45% de nuestro territorio por una potencia extranjera; por lo que es fundamental que, en principio, haya un paso propio. Una empresa de dragado y balizamiento sería estratégico para el desarrollo e integración de toda la Nación, vinculando las grandes industrias de esa provincia, e incluso la conexión permanente con la Isla Grande de Tierra del Fuego. No te olvides que nosotros seguimos pasando por otro país que no es el nuestro. Y eso también es un problema.

 

Debemos comenzar a ver el sentido geopolítico y estratégico, y Néstor nos pedía que formáramos cuadros políticos estratégicos lo más amplios posibles para poder hacerlo. Acá hay que generar la vinculación de quienes tienen experiencias de laburos, en cada uno de los sindicatos que existen a lo largo y ancho del país, los compañeros que hacen política y que fueron elegidos para ser representantes y con la gente que está en las Universidades, en una verdadera mancomunión, que es la que nuestras comunidades necesitan para desarrollarse.

 

- Otra de las cuestiones que tocaba la iniciativa, era la idea de reactivar los astilleros ¿Qué importancia tendría para la Patagonia tener astilleros en condiciones?  

 

Hay astilleros, pero son muy pequeños, y han quedado muy degradados después del 95´, con el ingreso del neoliberalismo en Argentina. Después de la guerra de Malvinas, y sobre todo después de los Acuerdos de Madrid I y Madrid II, se fue acotando todo lo que tiene que ver con el manejo estratégico y logístico de toda industria marítima argentina. Vos fijate que en todo ese sector, y el de alimentos, son todos jugadores externos, que luego son también los que influyen en la deuda externa. Esto debe mirarse integralmente.

 

- ¿Qué tiene de cierto que el proyecto sea intervencionista?      

 

La única posibilidad de que el pueblo tenga alguna intervención en algo, es teniendo representantes populares actuando dentro de las estructuras que controlan el flujo de divisas. El problema es que si nosotros no tenemos una empresa estatal nos van a volver a pasar cosas como cuando hemos creado empresas mixtas, cuyo problema es la posibilidad de toma de capital externo a tasas solo convenientes en el momento de la toma, generando así deudas terribles cuando llega al poder algún gobierno de derecha fachistoide.

 

En el mundo se está hablando de “el gran reset”, y nosotros debemos plantear ese reset con una visión sur-sur, con uniones estratégicas con otras naciones que no intervienen en nuestra industria interior pero que sí ayudan siendo socios estratégicos en la construcción de nuestra columna vertebral de navegabilidad. Si nosotros no usamos las herramientas que el capital usa para oprimirnos, para liberar a nuestra gente, tenemos un problema.

 

-¿Su proyecto toma alguna precaución para evitar que suceda el endeudamiento del que hablamos y ocurra lo que sucedió con YPF, Aerolíneas Argentinas, la marina mercante?

 

En el proyecto está muy explicado cómo todo va a pasar por el control del Estado. Toda la cadena de control que tiene el Estado, es la primera garantía. Luego, también se le brindará iguales condiciones de incidencia al sector obrero laburante que sabe cuando se está tomando deuda para un negocio particular o para realmente desarrollar la empresa. Está planteado que toda la ganancia que pueda llegar a generar sea reinvertida en la empresa, creando así un círculo virtuoso que genere puestos de trabajo. Lo interesante es tratar de darle el marco jurídico para sortear todas las trampas jurídicas que nos han dejando, trabajando los sindicatos y el Estado de la mano.    

 

- ¿Cómo se vincula esto con la Cuestión Malvinas?

 

Debemos lograr la unión de los astilleros a lo largo y ancho del país generando UTEs que puedan trabajar para la construcción de piezas (para la armada, barcazas, etc.). Cuando uno plantea este tipo de cuestión lo hace desde un marco global de la cuestión, no se está planteando para un solo sector: el que haya una empresa de dragado público nacional de esta características es mover un montón de industrias y trabajos colaterales. ¿De qué sirve hacer un dragado, como el del Canal Magdalena -del cual estamos totalmente de acuerdo por ser parte de la columna vertebral que planteamos- si no tenemos buques de carga que realicen el transporte, y esos buques de carga son de bandera extranjera o no han sido construidos en el país?      

 

Cuando incentivás la construcción de astilleros locales, podés incentivar la pesca en cada uno de esos lugares, e incluso un ferrocarril para llevar esa mercadería directamente a cualquier lado de Argentina, en un tiempo razonable, a costos sumamente accesibles, ese producto. Lo que viene en el mundo es hipercomplejo, y si nosotros no empezamos a utilizar mecanismos nuevos adaptados en base a toda la experiencia que tiene acumulada nuestro pueblo en todos nuestros saberes, vamos a seguir haciendo medidas de parche, cuando lo que se necesita es algo escalable, proyectable y en el cual intervengan todos los sectores y se pongan la camiseta, para lograr la independencia económica y la soberanía política. Si no hay control de la política exterior y de la industria nacional, y no hay control de la energía necesaria para esa industria, estamos en un problema.       

 

Si no tenés astilleros terminás comprando artefactos navales a países extranjeros, dependiendo de su tecnología y su técnica. Por eso debemos fortalecer el astillero Río Santiago y crear una nueva empresa nacional de construcción de artefactos navales. Si nuestro tráfico fluvio-marítimo no está controlado por trabajadores argentinos, arriba de barcos argentinos de bandera nacional, es muy difícil. Tenemos un problema muy serio, ¿se puede solucionar? Si. A lo Néstor: con decisión política. -        

 

--------------------------------------------------------------

Entrevistador: Luciano R. Moreno Calderón (Twitter)

Entrevistado: Enrique Aurelli (Twitter)

--------------------------------------------------------------

 

 

NOTAS RELACIONADAS

 

- La soberanía en los sistemas marítimos y fluviales de Argentina (Mariano Lualdi)

http://palsur.com.ar/nota/783/la-soberania-en-los-sistemas-maritimos--y-fluviales-de-argentina/

 

- Hidrovía, el Río de la Plata y el Atlántico Sur (Cesar A. Lerena)

http://palsur.com.ar/nota/787/la-hidrovia--el-rio-de-la-plata-y-el-atlantico-sur/

 

- Cómo es trabajar en Vaca Muerta: de paraíso petrolero a infierno laboral (Lic. Laura I. Funes)

http://palsur.com.ar/nota/477/como-es-trabajar-en-vaca-muerta--de-paraiso-petrolero-a-infierno-laboral/

 

- Cruce Marítimo del Sur, ¿el sueño se hace realidad? (Lic. Laura I. Funes)

http://palsur.com.ar/nota/613/cruce-maritimo-del-sur--el-sueno-se-hace-realidad-/

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS