martes 13 de abril de 2021 - Edición Nº860

Entrevistas | 3 abr 2021

Roberto García Moritán

"Hasta aquí hemos visto una Cancillería ausente"

El diplomático y ex vicecanciller dialogó con Pal’Sur sobre el desempeño del Ministerio de Relaciones Exteriores durante la pandemia. Además, habló sobre la salida de Argentina del Grupo de Lima; la situación actual del MERCOSUR, y analizó el refuerzo armamentístico del Reino Unido, su relación con Estados Unidos y la nueva puja geopolítica con Rusia y China.


Por:
Luciano R. Moreno Calderón

 

- ¿Qué opina sobre la carta de Joe Biden a Alberto Fernández para invitarlo a formar parte de una cumbre a favor de los Acuerdos de París, de los cuales Donald Trump se había retirado?

 

Cuando Trump se retira del Acuerdo de París, fue un golpe duro a la diplomacia multilateral relacionada con el cambio climático. Los datos científicos muestran que existe una prioridad gigantesca en materia de la reducción de los gases de efecto invernadero ya que los últimos datos muestran que estamos ante una situación muy seria que va a afectar a grandes zonas del planeta, y eso va a tener efectos económicos y sociales de gran envergadura. Con lo cual, avanzar en cuestiones concretas y de manera más definida, no solo prometiendo la reducción, sino comenzando a reducirla, es urgente. Y en este sentido los anuncios de Biden fueron muy bien recibidos por toda la comunidad internacional.

 

El regreso de Estados Unidos al Acuerdo de París, es central. Y en ese sentido el presidente Biden designó para esta tarea a una persona con mucho prestigio, el ex canciller de Obama, John Kerry, como responsable, poniendo de manifiesto la importancia que le da.

 

Esta reciente invitación a la Argentina de participar de esta cumbre virtual diplomática, en preparación de la próxima sesión multilateral en Glasgow, Reino Unido, es sumamente importante, porque lo que hace EEUU es volver a poner en línea ejercicios más comprometidos en términos de políticas diplomáticas y compromisos importantes.

 

-¿Qué importancia tiene que Argentina forme parte de este Acuerdo?

 

En términos de influencia, América del Sur tiene un rol importante, porque uno de los pulmones del planeta está justamente en el Amazonas; por lo que un país del Mercosur que detenta parte de ese territorio en el Mercosur, solo en ese sentido, ya tiene un rol primordial. Y aquí podemos encontrar un segundo problema en el marco regional alrededor de la cuestión, cuando pueden sucederse inconvenientes con los países agrícolas. Por eso este ejercicio es muy importante en términos políticos y económicos porque evidentemente las prioridades de los países  pasan por direcciones distintas. Frecuentemente el equilibrio hacia un consenso, se basa en que las medidas no perjudiquen a unos y favorezcan a otros, así se logra un equilibrio de intereses y hace este proceso realizable, sin que produzcan desventajas enormes.

 

Ese fue otro de los ejes de campaña de Biden. Por un lado, por lo que sufría en materia democrática EEUU, luego de elecciones tan complejas. Asique el sistema democrático norteamericano tuvo una situación de cierto shock pero prevaleció la fortaleza de las instituciones y el sistema. Asique la idea es fortalecer las instituciones norteamericanas a la vez que hace un llamamiento global.

 

Es evidente que esta administración norteamericana inició una lucha simultánea con China y Rusia, y con una intensidad que no era esperable tan al principio de su administración. La reunión con los chinos en Alaska hace una semana, a nivel diplomático, fue una rendición de cuentas y pone de relieve que la situación que a competencias entre EEUU y China va a ir adquiriendo matices cada día más complejos. Al mismo tiempo se agregó este nuevo cortocircuito con palabras muy fuertes por parte de Biden que llamó a Putin asesino, y es notable que lo haya hecho de esta forma porque desde el punto de vista estratégico este tipo de cuestiones lleva a que China y Rusia tengan un acercamiento mayor frente a un enemigo común, generando un fortalecimiento de la capacidad china y rusa para enfrentar a EEUU, que se puso en una situación de enorme complejidad y veremos cómo evoluciona esto; pero va a tener efecto en todo el mundo y en áreas geográficas diversas porque una de las cosas centrales no es solo el comercio sino la seguridad internacional: el avance sobre determinadas regiones, e imagino que América del Sur va a ser uno de esos escenarios.

 

-¿Esto se vincula con los anuncios de Boris Johnson acerca de incrementar el potencial ofensivo de la base en Malvinas?

 

En mi interpretación sí. Porque fijate en el hecho de lo que pasó con el submarino norteamericano del comando sur, en aguas del Atlántico Sur, que fuera publicado por Twitter, es llamativo porque evidentemente querían que se conociera y el apoyo de una aeronave en la base en Malvinas pone de manifiesto una señal, que hay que prestar atención y mucho cuidado. De hecho, el comandante de la base británica en Malvinas, hasta ser designado en ese puesto, era el enlace en el comando sur de EEUU. Es evidente que hay una relación que no puede ser una casualidad.

 

Hay interés norteamericano sobre la pesca ilegal. Lo que está pasando en la Antártida en término de la presencia china cada vez mas fuerte construyendo su sexta base y la base de Brasil. Esa presencia está poniendo en términos geopolíticos al Atlántico Sur, en una situación de enorme complejidad. Y si uno ve el anuncio de Boris Johnson, es un anuncio complejo por distintos matices: por un lado hace un anuncio del aumento significativo del armamento nuclear británico que se había mantenido estable en alrededor de las 150, a llevarlas a un 50% más de ese número, convirtiéndose el RU en el cuarto país en número de armas nucleares, después de EEUU, China y Rusia. Uno se pregunta para qué: ¿para qué tener un arsenal que difícilmente vaya a utilizar que demanda un costo significativo? ¿Se lo pidió Washington? ¿Quiere mostrar a Washington que es un socio importante?

 

EEUU tuvo una reunión en un Foro de Pacífico, sobre cuestiones de seguridad con la presencia de Japón, Australia y Corea del Sur. En ese foro no participa, y quizás Boris Johnson, con esos anuncios quiere llamar la atención. En este contexto no me sorprendería que Londres busque ser el mejor alumno de Washington, y fortalecer las bases (la de Malvinas inclusive). Si uno lo mira, la  base de Malvinas rivaliza en cantidad de tropas que tiene Reino Unido en Chipre: en Gibraltar tiene 70 hombres y ningún avión. No guarda ninguna proporción: Argentina no puede ser amenaza, basta mirar el presupuesto de defensa. Es ridículo decir que RU piensa en Argentina a la hora de fortalecer la base en Malvinas.

 

-¿Qué opina de que Argentina se retirara del grupo Lima?

 

Venezuela es un ejemplo de fracaso diplomático. Todos los esfuerzos para que Venezuela recuperare la democracia, incluso los intentos de la Santa Sede y los de Noruega a través de Cuba, fueron fallidos. En el Grupo Lima ha sido meramente declarativo, quizás lo único significativo fue marcar dos cuestiones: no a las sanciones y no a una intervención militar. Con lo cual el resto no tuvo mayor incidencia. Asique irse del grupo en esta circunstancias me parece que quizás debería haber sido una medida un poco más meditada.

 

-¿Se cumplieron 30 años del MERCOSUR. ¿Cuál es su importancia hoy? 

 

Estamos en momento donde el mundo es muy complejo, en el comercio internacional y en las ecuaciones de poder. Estamos ante cambios estructurales decisivos en materia geopolítica y el MERCOSUR como conjunto tiene una importancia, en números, significativa; es la quinta o sexta economía del mundo. No es una pavada. Evidentemente la situación interna de cada país no es la misma. Una depresión económica como la que sufre Argentina incide en la posibilidad en ser flexible en términos acuerdos de libre comercio, ya que ello significaría una invasión de productos industrializados en general de terceras potencias sobre una industria muy debilitada: con lo cual esa competencia es asimétrica, y el mercado de granos argentino, que es nuestra fortaleza, ya está casi comprometido con clientes específicos. Por lo que la evaluación de Argentina es distinta.

 

Lo llamativo de lo que sucedió con Alberto Fernández y Lacalle Pou es que, en términos diplomáticos, cuando uno va a una cumbre, uno la prepara hasta cuando se agarra un vaso de agua, no debiendo dejar nada sujeto al azar. No suele haber sorpresas, justamente para evitar que los presidentes tengan este tipo de contrapuntos. Uno nota que no hubo una preparación adecuada, a los efectos de potenciar el MERCOSUR. Dio la sensación que Argentina no tenía canciller, o que no hizo los deberes, porque dejó expuesto al presidente en una situación incómoda. Una reunión así no puede tener improvisaciones y transformarse en un encuentro de cafetín donde puede ocurrir cualquier cosa.

 

-¿Qué le parece la intención de Argentina de incorporar a Bolivia al MERCOSUR?

 

El MERCOSUR, tiene dos instancias una de ellas es el Mercosur político, que incluye a los países asociados, que incluso participan de las sesiones y Bolivia participa en ese sentido. Pero con un MERCOSUR con tantos problemas económicos, comerciales y de falta de coordinación macroeconómica, incorporarle un país con las debilidades de Bolivia no va a facilitar el ejercicio. No es fácil la incorporación de un país. Desde el punto de vista político yo creo que es buena idea incorporar países. Pero en el aspecto económico no es lo mismo en cuanto a su complejidad, por los instrumentos que requiere.    

 

-¿Cuál es su balance en relación al desempeño de la diplomacia argentina en la pandemia?

 

Yo creo que otra vez no estuvo a la altura de la circunstancias. Y no es un problema solo de la Cancillería argentina, lo vemos también en Brasil en donde la cabeza del actual Canciller; Ernesto Araujo, se encuentra en juego por su inhabilidad para favorecer las negociaciones y necesidades de Brasil en temas de vacunas. Y aquí hemos visto una Cancillería ausente.

 

      

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS