martes 21 de septiembre de 2021 - Edición Nº1021

Análisis | 10 abr 2021

nos quieren divididos y dominados

¿Provincializar las vacunas?

“Provincializar la vacuna, como propone Juntos por el Cambio, es como provincializar el petróleo y el litio”. Significa “favorecer a las provincias que tienen más fondos por sobre las restantes, y a los imperialismos para que puedan apretar a las que son más débiles separadas”


Por:
Horacio Micucci

Primero los hechos

 

Según el portal LA POLÍTICA ON LINE (en adelante LPO):

 

La UCR había pedido en el Congreso que las provincias y privados pudieran negociar vacunas y a ese reclamo se sumó el PRO a través de la senadora nacional Laura Rodríguez Machado. Pero, hasta el momento, era el Gobierno nacional el que había llevado adelante las negociaciones con los laboratorios y otros estados, como el de Rusia y China, para la adquisición de las vacunas.”

 

“Cafiero pateó el tablero y dijo, anoche, que "no está prohibido" por la ley 27.573 sancionada el año pasado justamente por pedido de la norteamericana Pfizer, que las jurisdicciones y los privados compren sus propias vacunas.”

 

Esto ocurrió en una entrevista donde participó Jorge Macri, el primo intendente…

 

Posteriormente, el ministro Quirós, de la Ciudad de Buenos Aires, declaró:

 

"Hay dos tipos de provisión de vacunas en el mundo. Las vacunas que proveen los estados, por ejemplo, Rusia y China que solamente proveen para estados nacionales, y las vacunas que provee el mercado a través de empresas privadas, pero que ya han comprometido toda su producción anual hace muchísimos meses".

 

"De manera que el debate sobre acceder a vacunas hoy en día para poder ser aplicadas en los próximos dos meses, que es lo que la Argentina y la Ciudad necesitan, es un debate que no es posible de resolver a través de contrataciones. Las contrataciones serían recién para fin de año o el año que viene".

 

Dice LPO que, lo que señaló Quirós, ya pasó en los hechos con el gobierno de Mendoza. El radical Rodolfo Suárez, presionado por el pedido de Alfredo Cornejo, salió a gestionar en diciembre pasado la compra unilateral de vacunas, pero chocó con esa realidad. Suarez reconoció:

 

"Mendoza no puede comprar vacuna porque no hay mercado". "El mercado de las vacunas marca que es un bien absolutamente escaso para la necesidad que hay en el mundo. Es el Estado Nacional quien tiene que comprar las vacunas, porque tiene mejor poder de negociación, y tiene la plata: las provincias no tienen la misma situación".

 

Para completar la información y analizar el cuadro de situación, cabe destacar que el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, de Cambiemos, preguntado por su opinión al respecto dijo a Radio Provincia de Bs.As. que "en todo el mundo el que compra vacunas es el Estado nacional".

 

Y agregó, como al pasar: "No se llega por dinero (a la vacuna), se llega por geopolítica", poniendo en evidencia que, hoy, la vacuna tiene importancia geoestratégica: 10 países concentran el 90% de las vacunas. Cuatro países son los grandes productores: EE.UU., Inglaterra, China y Rusia. Los que salgan primero de la pandemia estarán en mejores condiciones para disputar Todos ellos chantajean a pueblos, países y naciones. Exigen cosas a cambio. Y, si se puede apretar a países, mucho más a provincias aisladas, cuanto más necesitadas mejor.

 

Pfizer, que tiene sus oficinas centrales en Nueva York, entregó casi 10 millones de dosis a los países de la región. Y no a cualquier país: todos ellos están alineados a Estados Unidos.

 

México, el principal “socio comercial” de EEUU en Latinoamérica, recibió la mayor parte: 6 millones de vacunas, de los 34,4 millones que compró. Su ubicación en los límites yanquis (como Canadá) hace que sea incluido en la política de EEUU de cubrirse los flancos por donde la pandemia puede entrar. El resto de los países que recibieron dosis tienen gobiernos de centroderecha, pro Estados Unidos.

 

China no se queda atrás. ¿Las vacunas que recibió Chile tendrán que ver con concesiones en Copiapó que forma parte del proyecto del Camino de la Seda chino?

 

Para completar el panorama, en CABA se privatizó la vacunación privilegiando a los afiliados de la prepagas del Hospital Italiano, Británico, Alemán, Güemes, etc. Las prepagas más caras del país (unos 300 dólares al mes).

 

En esa misma línea, Patricia Bullrich, presidenta del PRO y exministra de Seguridad del macrismo, había dicho:

 

"La gente pagaría la vacuna como la pagan los que pueden. Y los que no, irán a la obra social o tendrán un subsidio del Estado. Pero en vez de comprar todo centralizado salgamos a comprar todas las ofertas que hay".

 

Privatización de la salud para el que pueda y a los demás “beneficencia”.

 

La línea del macrismo y los “radicales conservadores” es privatizar toda la salud pública. Siempre lo fue. El que pueda pagar que lo haga y el que no, que se las arregle. Ya Cavallo había propuesto, en su tiempo menemista, distribuir el presupuesto de salud a cada habitante y que se las arreglara cada uno como pudiera con esos fondos, generalmente escasos.

 

Los diputados radicales dentro de Juntos por el Cambio, Alfredo Cornejo y Luis Petri, presentaron un proyecto que busca autorizar a privados, así como a las mismas provincias, a importar y comercializar las vacunas en el interior del país.

 

Nada nuevo. Son los “radicales conservadores” como los que se unieron en 1930 (después de derrocar a Yrigoyen) al partido Demócrata Conservador y al partido Socialista Independiente (de Pinedo, el abuelo del actual) para conformar La Concordancia.

 

Esta coalición presidió la conocida como “La Década Infame” o “La Restauración Conservadora”, la del “Fraude Patriótico”. Restauración Conservadora de la que avisa Macri con su libro “Primer Tiempo”, como anunciando un “Segundo Tiempo” para el cual se preparan promoviendo la desestabilización de mil maneras.

 

Para conocer su programa político y económico basta escuchar a Longobardi, Willy Kohan, etc. o ver el canal La Nación+. Mientras, la “periodista” Viviana Canosa (ex esposa de Alejandro Borensztein, que hace lo propio desde Clarín) impulsa a tomar el tóxico Dióxido de Cloro o siembra desconfianza en los hisopados, en momentos en que la pandemia arrasa en el mundo y hasta en los países que ellos pusieron como ejemplo hasta hace poco...

 

¡Imaginemos dos Bolsonaro en América Latina!

 

Siguen el camino de Bolsonaro que, a través de sus aliados en el Congreso, está impulsando la reforma de una ley que permitirá una suerte de privatización de las vacunas en donde el ministerio de Salud opera como comprador de empresas farmacéuticas que tendrán el poder para distribuirla. Esta iniciativa impulsada por los magnates Carlos Wizard y Luciano Hang tiene un aspecto más polémico, ya que, según publica Veja, las empresas podrán vacunar a sus clientes por sobre todos los grupos de riesgo en un país en donde la desocupación se ubica en el orden del 14 por ciento.

 

Un acierto más de derrotar a Macri en las elecciones. Imaginemos dos Bolsonaro en América Latina… Más que el golpismo boliviano no hubiera sido desplazado y que Piñera doblegara al pueblo chileno…

 

Viene el Jefe del Comando Sur de EE.UU.. Putin se preocupa por la salud presidencial y manda una delegación. Los chinos aspiran a la Hidrovía y a alguna salida provisoria a través de la Provincia de Buenos Aires (como aproximación a su Camino de la Seda que llegaría desde Copiapó en Chile). La Hidrovía desemboca en un Atlántico Sur con nuestras Malvinas artilladas por los ingleses y nuestro litoral marítimo (el quinto del mundo en longitud) indefenso, sin Marina de Guerra ni Marina Mercante ni Flota Pesquera nacionales.

 

¡Las potencias nos miran! ¿o miran nuestras riquezas y como rapiñarlas?

 

Todos vienen a rapiñar, pero saben que la situación sanitaria y social es grave y que los pueblos pueden agotar su paciencia…

 

Todo esto ocurre en un marco muy difícil para los pueblos del mundo y de Argentina. Pero con pueblos en alza y eso les preocupa a los amigos de la dependencia…

 

Final abierto.

 

Lo que más quieren es provincializar

 

Privatizar la vacuna es para favorecer a los que puedan pagarla, negando todo principio solidario, para hacer de la salud una mercancía. Se apoyan en la propia Constitución de 1994. En esta constitución la palabra salud aparece sólo una vez, en el Artículo 42.

 

Allí se puede leer:

“Los consumidores y usuarios de bienes y servicios tienen derecho, en la relación de consumo, a la protección de su salud, seguridad e intereses económicos; a una información adecuada y veraz; a la libertad de elección, y a condiciones de trato equitativo y digno.”

“Las autoridades proveerán a la protección de esos derechos, a la educación para el consumo, a la defensa de la competencia contra toda forma de distorsión de los mercados, al control de los monopolios naturales y legales, al de la calidad y eficiencia de los servicios públicos, y a la constitución de asociaciones de consumidores y de usuarios.”

“La legislación establecerá procedimientos eficaces para la prevención y solución de conflictos, y los marcos regulatorios de los servicios públicos de competencia nacional, previendo la necesaria participación de las asociaciones de consumidores y usuarios y de las provincias interesadas, en los organismos de control.”

 

Es decir que no somos seres humanos con derecho inalienable a la salud, a una estrategia de promoción de la salud, de prevención y curación de la enfermedad y de rehabilitación si fuera necesario. Somos “usuarios y consumidores”. En fin, somos clientes del mercado.

 

La ley de leyes demuestra que está hecha para los que quieren dependencia y ajuste para el pueblo. Es el Estado de la Oligarquía, más allá de los gobiernos…

 

También en la ley 27.573 de vacunas destinadas a generar inmunidad adquirida contra el covid-19, el artículo 6 abre puertas a la provincialización:

“Artículo 6° - Exímese del pago de derechos de importación y de todo otro impuesto, gravamen, contribución, tasa o arancel aduanero o portuario, de cualquier naturaleza u origen, incluido el impuesto al valor agregado, así como también de la constitución de depósito previo, a las vacunas y descartables importados por el Ministerio de Salud, por cuenta y orden del Ministerio de Salud, por el Fondo Rotatorio de OPS o con destino exclusivo al Ministerio de Salud, que tengan como objeto asegurar las coberturas de vacunas para generar inmunidad adquirida contra la COVID-19.Idéntico tratamiento recibirán las vacunas que eventualmente puedan adquirir las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

Sin embargo, el siguiente artículo 7 ha sido violado de manera encubierta por la Ciudad de Buenos Aires, al delegar (tercerizar) la vacunación en prepagas privadas caras:

Artículo 7° - Las exenciones establecidas en el artículo 6° se aplicarán a las importaciones de las mercaderías allí mencionadas para uso exclusivo del Ministerio de Salud de la Nación y los ministerios de salud de las provincias y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a partir de la publicación en el Boletín Oficial de esta ley.

 

Pero lo fundamental de la línea de nuestros macristas, conservadores de la dependencia y el ajuste, es la provincialización.

 

Si privatizar la vacuna es favorecer al mercado y a los que tienen reservas económicas, provincializar la vacuna es favorecer a las provincias que tienen más fondos por sobre las restantes. Y favorecer a los imperialismos para que puedan apretar, a cambio de todo tipo de beneficios y entregas, a provincias separadas y más débiles. ¿Qué concesiones no pedirán a estas?

 

Provincializar la vacuna, como propone JXC, es como provincializar el petróleo y el litio.

 

Y provincializar el petróleo y el litio es como decir que la Política Hidrográfica Nacional la decida cada provincia por su lado, lo que llevaría a que una provincia río arriba transforme en árida a la de río abajo.

 

Mientras, los que promueven esta disgregación nacional se enriquecen: son las potencias que nos rapiñan y sus socios internos...

 

Las mineras, por el Código Minero que dejó Menem, pagan 3% de regalías por lo que extraen según SU DECLARACIÓN JURADA. Según SU declaración jurada, sin control real del Estado.

 

O sea, pagan 30 centavos de dólar por cada kg de litio bruto que vale 10 dólares y que, transformado en batería de auto, vale unos 5.000 euros.

 

La división de las provincias sirve a los imperios. La propuesta separatista de Mendoza, o de Mendoza y Córdoba después, que hizo Cornejo, presidente de la UCR, no es un exabrupto. Es grave y es parte del objetivo de desguazar a Argentina.

En lugar de pelearnos por los 30 centavos del litio, con una unión federal, patriótica y popular podríamos quedarnos con el litio y su industrialización, en el camino de Mosconi y Savio y con el petróleo y la petroquímica, también en el camino de Mosconi.

 

En la vacuna también, la Nación es más que la suma de las provincias.

 

Solidaridad en lugar del sálvese quien pueda

 

En lugar del “sálvese quien pueda” de la privatización y de la provincialización de las vacunas, es imprescindible poner en marcha todo el esfuerzo consciente del pueblo y su fuerza, obstinadamente resistente, en Ciencia, Tecnología y Salud.

 

En los lugares donde los voluntarios participaron, la vacunación fue más exitosa.

 

La Estrategia de Atención Primaria de la Salud exige la presencia de Agentes Sanitarios. Los voluntarios de Comedores, de Salud y contra la violencia de género, son parte de esos Agentes Sanitarios.

 

Una vez más se demuestra que la vacuna es estratégica, para el pueblo, para una Argentina Independiente y para su Defensa Nacional.

 

Necesitamos nuestra Vacuna Argentina lo más pronto posible. Los equipos de investigación y desarrollo tecnológico tienen que recibir el máximo apoyo.

 

Debe cortarse ya mismo la sangría del envío al exterior de la vacuna de AstraZeneca-Sigman para que quede acá y se envase acá lo que se pueda.

 

Sin haber llegado ni una sola dosis de la vacuna que se produce en Argentina, ya se le pagó a la inglesa AstraZeneca y a Hugo Sigman el 60% del contrato por 22,4 millones de vacunas, lo que supone un desembolso de alrededor de 54 millones de dólares.(Fuente: La Política Online)

 

Simultáneamente debe hacerse un relevamiento de nuestra capacidad de fabricación a escala y ampliarla en esta emergencia.

 

Para todo lo anterior hace falta dinero que debe provenir de los que se enriquecen con la Argentina dependiente.

 

La revista FORBES publicó la lista de las 2.755 personas más ricas del mundo. "Pese a la pandemia, fue un año de récord para los más ricos del mundo, con un aumento de U$A 5 billones en riqueza y un número sin precedentes de nuevos milmillonarios", señala Kerry A. Dolan, editora de la cobertura de Forbes sobre los más adinerados.

 

Lo interesante es que cinco de ellos son argentinos.

 

Nativos… pero no nacionales.

 

Nosotros mantenemos nuestra infinita confianza en el pueblo y en la Patria.

 

No creemos (como los conservadores de la dependencia argentina) que hay que escuchar la voz de esa banda de timberos que son “los mercados”.

 

No creemos en la política como arte de lo posible. Creemos que la política del pueblo debe ser, hacer posible lo necesario.

 

La expresión latina vox populi, vox Dei significa que sólo la voz del pueblo debe ser escuchada y cumplida.

 

O, como decía Séneca:  

 

credemihi, sacra populi linguaest ("créeme, sagrada es la lengua del pueblo").

 

Por Horacio Micucci

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS