martes 21 de septiembre de 2021 - Edición Nº1021

Opinión | 27 ago 2021

juntos, macri y vidal, mienten

Controversia electoralista sobre la deuda pública


Por:
Lic. Héctor Giuliano

Recientes declaraciones televisivas del ex presidente Macri han abierto una discusión de tipo meramente electoralista entre oficialismo y oposición acerca de sus responsabilidades en materia de aumento del endeudamiento público (responsabilidades que son comunes y compartidas por las dos gestiones de gobierno).

 

Pero el autor de esta nota entiende que el problema ha sido mal planteado y frente a un planteo erróneo es difícil que se pueda entender y mucho menos transmitir a la gente dónde reside el nudo de la cuestión.

 

Esta controversia equívoca tiene al menos tres aspectos objetables: 1. No se aclara a qué tipo de Deuda se está refiriendo cada uno, ya que se habla de deudas diferentes, 2. No se estarían utilizando las informaciones del Ministerio de Economía (MECON), que son – nos guste o no nos guste, válidas o no – las únicas cifras oficiales de base y suministradas por los propios gobiernos; y 3, No se utilizaría una metodología adecuada de comparaciones de pasivos del Estado.

 

DE QUÉ DEUDA ESTAMOS HABLANDO

 

El ex presidente Macri dijo* que la Deuda durante lo que va de la gestión del gobierno Fernández-Fernández aumentó 50.700 MD[1] (la candidata María Eugenia Vidal habló* simultáneamente de 30.000 MD) mientras que de los últimos datos de Deuda Pública del MECON surge que al 31.3.2021 – según la información trimestral disponible - el stock de la Deuda del Estado Central es de 348.800 MD.[2]

 

Como la Deuda dejada por Macri a fines de 2019 era de 336.000 MD el aumento producido en el período da 12.800 MD.

 

La gran diferencia contra los 50.700 MD correspondería a que la cifra de Macri suma a la Deuda del Tesoro una parte de los pasivos remunerados del Banco Central (BCRA), que en realidad no se computa como Deuda Pública y que no se sabe cómo ha sido determinada.

 

Para entender esto hay que explicar que la Deuda Pública Nacional –si se calculara como suma de las obligaciones totales del Estado Argentino, en forma completa– debiera comprender no sólo la Deuda del Estado Central –los 348.800 MD citados– más la Deuda cuasi-fiscal del BCRA (que en la actualidad tiene Leliq y Pases Pasivos por el equivalente de 84.400 MD, más otros rubros relevantes), la Deuda Consolidada de las Provincias (que oscila entre 26 y 30.000 MD) y otros pasivos que son importantes pero que los gobiernos de nuestro país no informan, que son los correspondientes a las Deudas de los Municipios, Empresas del Estado, Organismos Nacionales, Fondos Fiduciarios y Juicios perdidos por el Estado con Sentencia en firme.

 

Por ende, la Deuda Pública de seguimiento tradicional por el MECON, que corresponde al Estado Central es sólo una parte (la más importante pero parte al fin) de la desconocida Deuda Nacional Total y, en consecuencia, cuando se agrega parte de la Deuda del BCRA se están mezclando los conceptos porque, en ese caso, debieran desagregarse los rubros tomados en consideración dentro de las cuentas oficiales ya que los pasivos de corto y cortísimo plazo del BCRA abarcan una serie de conceptos principales: Letras de Liquidez (Leliq), Pases Pasivos, Encajes por Depósitos en Moneda Extranjera y Otros Pasivos (fundamentalmente Swaps con China y también con el BIS de Basilea), junto con el resto de los rubros de Balance del Banco.

 

Conforme la Metodología Internacional la Deuda Pública es sólo la que está en cabeza del Estado Central y ése es y ha sido el criterio común seguido por todas las administraciones, incluyendo las de Macri y Fernández.    

 

LOS DATOS OFICIALES DE LA DEUDA

 

A los fines comparativos –por razones de tiempo y espacio- tomamos aquí solamente la evolución de tres parámetros relevantes de referencia: Monto de la Deuda, Tipo de Moneda y Residencia del Acreedor (Deuda Externa e Interna).

 

En lo tocante al Monto, en valores absolutos, la Deuda Pública que dejó el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner (CFK) a Macri era a Diciembre de 2015 de unos 254.000 MD, sumando Deuda Oficial más Holdouts (por Capital, Intereses acumulados e Intereses Punitorios/Resarcitorios) y Cupones PBI.[3]

 

La administración Macri dejó un saldo de Deuda de 336.000 MD. Ergo, la deuda aumentó durante su mandato en 82.000 MD.[4]

 

Y hoy –según el MECON al 31/3/2021– la Deuda del Estado Central totaliza los 348.800 MD citados, lo que da un aumento de casi 13.000 MD (12.800) en lo que va de la actual administración Fernández.

 

Esto es, que la proporción de aumento comparada de ambas gestiones de gobierno da que Macri incrementó la Deuda –fundamentalmente en el bienio 2016/17– en un monto cercano al que los Kirchner la aumentaron en 12 años.

 

Fue un ritmo de endeudamiento acelerado y contraído sin la más mínima capacidad de repago por la gestión Macri que llevó a la Crisis de Deuda de Abril de 2018 y al consiguiente pedido de salvataje del Fondo Monetario Internacional (FMI) para poder llegar a fin de mandato y transferirle la carga financiera de la Deuda al nuevo gobierno Fernández-Fernández.

 

En lo relativo a la composición de la Deuda por Tipo de Moneda, la administración Macri había recibido en 2015 un stock de deuda compuesto por el 33 % en Pesos y el 67 % en Moneda Extranjera (aunque sin contar los Holdouts y los Cupones PBI, que en su casi totalidad estaban también en divisas)  y lo dejó en 22 % $ y 78 % US$ respectivamente.

 

Y en la actualidad (31.3 pasado) la proporción de Deuda es de 24 % en Pesos y 76 % en Moneda Extranjera.

 

Aunque cabe observar que una parte importante de la Deuda en Pesos –que podría llegar a los 30.000 MD– se ajusta directa o indirectamente por Tipo de Cambio, lo que implica que se trata de una deuda dolarizada, si bien sus servicios de Capital e Intereses se pagan en pesos.

 

Ergo, en materia de composición monetaria de la Deuda no se habrían registrado variaciones significativas en lo que va de la gestión Fernández-Fernández.

 

Por último, en cambio, en cuanto a la proporción de Deuda Interna y Externa –según criterio de Residencia del Acreedor– la administración CFK dejó en 2015 una Deuda Externa que era el 29 % del Total, Macri la subió al 49 % (fin de 2019) – 20 puntos porcentuales más - y en la actualidad se encuentra en el 45 % (Marzo de 2021).

 

Está fuera de toda discusión que siempre va a convenir tomar Deuda Interna antes que Deuda Externa, que compromete al país en forma muchísimo más grave, y cuyas consecuencias ya ha sufrido el Estado Argentino con las maniobras de los Holdouts.

 

Pero esta irracionalidad es precisamente lo que hizo el gobierno Macri a través de su política de Gobernar con Deuda en gran escala –tomando nueva deuda con acreedores privados (incluyendo Fondos Buitre) y Organismos Financieros Internacionales (con el FMI a la cabeza) - con el agravante de que tal endeudamiento irresponsable– por falta de capacidad de repago – fue presentado a la opinión pública como una “muestra de confianza” a la Argentina.   

 

PROBLEMAS METODOLÓGICOS

 

En relación a la citada cuestión de la inclusión o no de la Deuda cuasi-fiscal del BCRA en la Deuda Total Nacional se reitera que según la metodología oficial los pasivos del BCRA no se incluyen en la Deuda del Estado Central.

 

Además, la determinación exacta del quantum de esa deuda del BCRA a computar puede variar significativamente según el criterio que se utilice para cuantificarla.

 

El autor de esta nota, en lo personal, es y ha sido siempre partidario de incluir la Deuda cuasi-fiscal del Banco por Pasivos Remunerados de corto y cortísimo plazo (Leliq y Pases Pasivos), por Encajes de Depósitos en Moneda Extranjera y por Otros Pasivos (caso Swaps con China y BIS de Basilea), como Deuda Pública, lo mismo que los otros rubros citados integrantes de la gran Deuda Nacional, pero la política oficial de todos los gobiernos (incluyendo los de Macri y Fernández-Fernandez) nunca ha blanqueado, aclarado y ni siquiera intentado plantear e informar esta estructura de endeudamiento de la Argentina.[5]

 

Por ende, guste o no guste, un criterio elemental de comparación uniforme inhibe a los autores y operadores de este mecanismo des-informativo mezclar ahora los datos de Deuda del Tesoro y del BCRA.

 

En cuanto al Índice Deuda/Producto (PBI) – que se toma siempre como referencia y que notablemente se usa como indicador primario en todo el mundo – no tiene mucho sentido práctico discutirlo porque se trata en realidad de un ratio económico y no financiero, un indicador no representativo de la solvencia ni de la liquidez fiscal, que presupone una correlación con la Recaudación Tributaria que no necesariamente se da en la Argentina y que mezcla así indebidamente un numerador que es un Pasivo Financiero cierto (la Deuda) con un denominador que es una magnitud económica estimada (el PBI).

 

Por otra parte – y vinculado directamente con las falencias financieras del ratio Deuda/PBI – se reitera que de poco sirve apelar a este Índice cuando el país se encuentra frente a una crisis permanente de Iliquidez e Insolvencia del Estado.

Una situación de Crisis de Deuda Perpetua por incapacidad de repago de las obligaciones que los gobiernos – pasados y presente – siguen refinanciando sistemáticamente sin perspectiva alguna de cancelaciones netas de los pasivos públicos.

Una patético cuadro de irresponsabilidades fiscales compartidas donde la clase política – oficialismo de turno y oposición con representación parlamentaria – participan de la misma ficción de de enfrentamiento por falsas cuestiones de forma frente al único y verdadero problema de fondo, que es ser co-partícipes y/o cómplices de una Deuda Impagable.

 

Lic. Héctor L. GIULIANO

 

[1] Las abreviaturas MD/M$ y B$ significan Millones de Dólares/Pesos y Billones de $ respectivamente y se exponen siempre con redondeo, por lo que pueden darse mínimas diferencias entre totales y sumatoria de términos.

[2] La Deuda Pública – por Metodología Internacional – se expone siempre en dólares pero no toda la deuda está en moneda extranjera. Hoy la relación es de 24 % en Pesos y 76 % en Divisas, pero la deuda en moneda nacional se muestra por su equivalencia en dólares.

[3] Como la Deuda al comienzo de la administración Kirchner era de unos 151.000 MD, el aumento durante los 12 años de gestión K fue de poco más de 100.000 MD.

[4] Para un análisis detallado de este punto puede verse el trabajo del Autor titulado “El aumento de la Deuda Macri” (del 5.6.2021).

[5] El problema de la Deuda del BCRA ha sido tratado por separado en numerosos trabajos del Autor, el último de los cuales se titula “La emisión monetaria y su verdadero destino” (del 8.5.2021)

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
RELACIONADAS
MÁS NOTICIAS