domingo 14 de julio de 2024 - Edición Nº2048

Entrevistas | 3 may 2024

“Las fuentes originarias de la izquierda cipaya”, un ensayo esclarecedor del Dr. Roberto A. Ferrero


Por:
Elio Noé Salcedo 🪶

No resulta fácil introducir, presentar ni comentar un libro o un ensayo de unos de tus propios maestros. En este caso, se trata nada más ni nada menos que del Dr. Roberto A. Ferrero, gran historiador y pensador nacional de Córdoba, que ha enriquecido el pensamiento nacional y la cultura de Córdoba y del país con sus libros e ideas. Lo curioso es que, como otros grandes autores nacionales, todavía no sea un autor famoso ni conocido popularmente, como su aporte a la historia, la cultura y el pensamiento nacional merecerían. Ese es también un fenómeno que atañe a nuestra ya bicentenaria colonización pedagógica y que ha tenido marcada y nefasta influencia a derecha e izquierda de nuestro espectro ideológico. 

 

Solo gracias a ese fenómeno -descubierto por el pensamiento revisionista nacional- podemos comprender que los precursores del socialismo en nuestro país (con variada descendencia en nuestros días) despreciaran la naciente industria nacional, cuando deberían haber sabido por los clásicos del socialismo, que la industria crea el proletariado. Ir contra la industria del propio país, era ir contra el nacimiento y desarrollo de la propia clase trabajadora, y el desprecio de la industria (y del capitalismo nacional) era y sigue siendo por elevación un desprecio a los trabajadores. 

 

En este ensayo del Dr. Ferrero que presentamos -“Las fuentes originarias de la izquierda cipaya”-, el autor desarrolla con su acostumbrada originalidad, lucidez, información y conocimientos, un tema que hace al impedimento de nuestro desenvolvimiento como pueblo de una nación particular: original, compleja y contradictoria como la nuestra. En efecto, hasta el término “derecha” e “izquierda” proviene del viejo mundo, y Ferrero nos permite descubrir cuál es la razón fundamental de esa manía imitativa, repetitiva y despersonalizante. Para no ir tan lejos, llaman la atención las coincidencias entre algunos conceptos del Manifiesto Comunista y el pensamiento liberal extranjerizante de Domingo F. Sarmiento (cuyas ideas reivindica la cultura y la ideología oligárquica), y de éste a la vez con el pensamiento liberal igualmente eurocéntrico de los precursores del socialismo argentino y viceversa. Si hiciéramos una lectura más profunda de nuestro Martín Fierro (1871), podríamos encontrar ya algunas respuestas para ese pensamiento cipayo

 

El desprecio por el nacionalismo de los países oprimidos, del que hace gala ese pensamiento eurocéntrico -tanto el de Sarmiento como el de Marx o Engels y el de Juan B. Justo- tiene sus raíces materiales en el desprecio (hoy de moda) al proteccionismo económico, que no se origina en los ideólogos sino en las condiciones que empoderan a los sectores económicos dominantes y particularmente al sector económico extranjero, interesado en invadir con sus manufacturas a los países que puede dominar -por las armas o por la economía-, pero que sabe que antes lo debe colonizar culturalmente. Jorge Abelardo Ramos lo ha explicado muy bien en “Crisis y Resurrección de la Literatura Argentina” (1954). 

 

Sin embargo, el mundo “culto y educado” de nuestras grandes ciudades cosmopolitas admira y cultiva -a diestra y siniestra- esas ideas correspondientes a ese mundo, tan distinto en sus raíces y desarrollo nacional y en flagrante contradicción y tensión con el nuestro desde nuestro propio nacimiento como Nación, que se remonta como tal a varios siglos antes de la Revolución de Mayo de 1810, como ha planteado ya el pensamiento nacional latinoamericano en una gran variedad de textos. 

 

Lo tremendo es que esa “cultura” extraña, y sobre todo enajenante, se “cultiva” (valga la redundancia) en los centros superiores de educación, en los libros que provienen de ese mundo y no del nuestro (como debería ser primero) y en los medios de comunicación deformantes que profesan la religión del globalismo, del dios mercado y del poder concentrado extranjero y de sus cómplices nativos. 

 

Concretamente, “Las fuentes originarias de la izquierda cipaya” descubre las causas de la colonización intelectual del pensamiento pretendidamente progresista de nuestro suelo, que al colonizarse por izquierda se convierte en la “izquierda cipaya”, es decir contraria a los intereses y necesidades nacionales. 

 

Elio Noé Salcedo

 

↓DESCARGAR ARCHIVO COMPLETO↓

https://drive.google.com/file/d/1QY4gsUC5IIhVNHW1_Po47g1OyTAzTBg6/view?usp=sharing

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS