jueves 02 de diciembre de 2021 - Edición Nº1093

Entrevistas | 27 sep 2021

Ex vice Canciller Roberto Moritán

Nueva cancillería, problemas de arrastre y diplomacia post-pandemia

El ex vice canciller Roberto García Moritán diálogo con Pal'Sur para analizar algunas cuestiones nacionales, regionales y globales actuales, como la resurrección de un conflicto con Chile, la situación del MERCOSUR, el impacto de lo que sucede en Afganistán (EEUU-China-Rusia), y la inserción estratégica de Argentina en un mundo post-pandemia.


Por:
Luciano R. Moreno Calderón

- ¿Qué te parece el cambio en la Cancillería*?

 

Está en el contexto de lo que ocurrió la anterior semana. Ni Felipe Solá*, ni Santiago Cafiero* tienen experiencia en política exterior, por lo que va a necesitar al servicio exterior. De todos los ministerios de la estructura nacional, quizás la Cancillería es el que tiene un cuerpo diplomático capaz de ayudar a los cancilleres, cuando no tienen una experiencia en el tema. Así que veremos cómo funciona la nueva etapa.

 

- ¿Existe un acercamiento entre China y Uruguay* que puede deteriorar o terminar con el MERCOSUR?

 

Yo creo que Uruguay no va a llevar al extremo del rompimiento del MERCOSUR. Uno puede entender los problemas comerciales de Uruguay, pero no creo que ningún país y menos una potencia de la magnitud de China vaya a arriesgar su comercio con los restantes miembros del MERCOSUR favoreciendo a Uruguay: no guardaría proporción. La lógica es que si hay un acuerdo de libre comercio sea entre China y MERCOSUR: es algo que es interesante incluso para China, por el volumen de los socios. Hay un impedimento adicional, y es que Paraguay tiene relaciones con Taiwán y no con Beijing, y eso es un pequeño problema. La actitud uruguaya, me parece, es que está exagerando, y veremos cómo se resuelve en las próximas semanas; ya que es un tema que va a requerir un enorme esfuerzo diplomático argentino y de Brasil también; que es casualmente lo que estuvo faltando este último tiempo. 

 

- ¿El conflicto argentino con Chile por el decreto de Piñera*, que te parece?.

 

Me parece bastante increíble el pronunciamiento chileno. Ésta, quizás, es otra cuestión que muestra la pobreza de la diplomacia del último año y medio, y esto se puede observar en las relaciones de baja intensidad con Brasilia, y que evidentemente con Santiago de Chile pasa lo mismo. Porque enterarnos casi por los diarios que se promulga este decreto*, que constituye una violación del tratado de 1984 en términos de límites, es una cosa realmente increíble; sin embargo responde un poco a la ambición chilena de avanzar sobre nuestro territorio. Hay toda una historia al respecto de lo que Argentina ha sufrido.

 

Espero que el diálogo diplomático y la racionalidad* se impongan, para retrotraer un decreto que no responde al espíritu ni lo que dice el Tratado de 1984, entre Chile y Argentina*. Esperemos que exista una acción diplomática que todavía no hemos visto estimular, que permita vislumbrar una solución sobre un conflicto totalmente innecesario, que desde este lado de la cordillera pensábamos que estaba resuelto.

 

- ¿Que te pareció la reacción de la Cancillería* cuando tomó conocimiento de esto?

 

Me llamó la atención, no solamente las declaraciones, sino que un par de días antes, Felipe Solá había hablado con el Canciller chileno y Rafael Bielsa había tenido también un encuentro, y no se mencionó esto. Nunca entre diplomáticos se producen sorpresas, y por lo tanto, lo que me llamó más la atención es el comportamiento sorpresivo por parte de Chile, que no adelantó que esto iba a ocurrir. Y eso es una clara demostración del escaso diálogo bilateral que existe. Luego la inexperiencia de Solá lo llevó a hacer declaraciones que no van en la mejor dirección.

 

- El Senado de Chile respaldó el Decreto*, ¿y ahora que sucede?

 

Ese es el paso que Piñera tendría que haber evitado. Ahora tenemos un problema que habrá que resolver diplomáticamente para evitar tener un nuevo conflicto preocupante y de derivaciones diversas con Chile, que pueden afectar incluso a la Antártida.

 

- ¿Todo esto puede ser un reflejo de la derecha chilena que se vincula con la reforma constitucional?

 

Quizás un comportamiento nacionalista, o incluso estar motivado por temas e intereses económicos, porque esa zona que injustamente reclama Chile tiene una cantidad de recursos pesqueros importantes. Un comportamiento excesivamente nacionalista tiene su impacto.

 

- ¿Puede el Reino Unido haber instigado y operado para generar este conflicto entre Argentina y Chile?

 

No tengo información al respecto, y uno puede especular. Sin duda el comportamiento británico siempre es tendiente a dividir y evitar que haya un exceso de cooperación entre Santiago y Buenos Aires. Si hubiesen tenido intervención, evidentemente han logrado el resultado buscado.

 

- Lo que sucede en Afganistán, que impactará de alguna manera en el tablero del mundo, ¿tendrá algún impacto en Argentina?

 

Veremos cómo evoluciona y si los Talibanes terminan o no construyendo un santuario de terroristas como Al Qaeda, con aspiraciones globales. De las conversaciones que había tenido EEUU con los talibanes, ellos se comprometieron a que eso no iba a ocurrir, y que Afganistán no iba a proteger al terrorismo internacional. Pero las promesas se las lleva el viento y habrá que ver qué pasa con el transcurrir del tiempo. Sin duda el régimen talibán es muy fundamentalista y veremos cómo se comporta con este tipo de cuestiones. Si fuera un santuario para el terrorismo internacional, esto va a tener un efectos de características globales y veremos cuáles son sus desarrollos futuros. Es un capítulo abierto y habrá que esperar a ver cuáles son los acontecimientos internos.

 

El segundo punto que habrá que ver como evoluciona, es su relación con China. Evidentemente los talibanes derrotaron a la Unión Soviética, lograron que EEUU no fuera exitoso en Afganistán y quizás ahora el problema lo tenga China, que tiene 80 km de frontera con una provincia China con una población musulmana muy significativa. Con lo cual Beijing debe estar preocupado por China mismo.

 

Por el momento, según lo que se lee en los diarios, existiría la intención china de seguir invirtiendo en Afganistán con la idea de que las aspiraciones talibanes se mantengan dentro de la frontera afgana. Lo que restaría saber es si en algún momento tendrá necesidad China de tener presencia miliar en Afganistán. ¿Entrará en un conflicto que la historia demostró que paralizó a potencias importantes?

 

Rusia tiene un problema similar a China. En el sentido en que tiene poblaciones musulmanas y estados ex Unión Soviética musulmanes en la zona, y que el fundamentalismo se expanda a esa región asiática es una preocupación. Si bien tratan de mantener una relación lo más seria posible, no creo que quiera involucrase demasiado.

 

- ¿Cual debería ser el eje diplomático de la pos pandemia que tendría que tomar Argentina? 

 

Hay distintas cuestiones a encarar y que Santiago Cafiero debería pensar -si es que no los pensó ya-, porque en el último año y medio no se observó una visión estratégica y los comentarios han sido vagos, tratando de mostrar equidistancia entre Washington y Beijing, e incluso con Moscú: y en los resultados, al día de hoy, no hemos quedado demasiado bien ni con Moscú, ni con Beijing, ni con Washington.

 

Estados Unidos y China siguen en un frente de confrontación y de competencia complicada; la alianza militar entre Australia, Reino Unido y Estados Unidos en el Pacífico, junto con Japón e India, expone que estamos en un panorama complejo, en donde se pone de manifiesto, incluso en palabras del propio Secretario General de Naciones Unidas* en la inauguración de la Asamblea General, el grado de preocupación y la necesidad de evitar que se reproduzca un cuadro de guerra fría o de competencia, más severo que el ocurrido entre EEUU y la Unión Soviética.

 

Estamos en un momento difícil, en donde un país de la dimensión e importancia política de Argentina no puede permanecer aislado, como si lo que ocurriera en el mundo fuera "de otro lado". Cuando el aparato productivo se ponga funcionar, es necesario que se exporten bienes al exterior para el ingreso de divisas; y eso va a requerir una visión estratégica y ordenada sobre cómo comportarse con las principales potencias, y el concepto de equidistancia no es suficiente en este sentido.

 

Tenemos también una región convulsionada, un débil diálogo diplomático con Brasilia, Montevideo y Santiago de Chile, y vimos lo que pasó en la CELAC* donde Argentina aún no pudo suceder a México hasta 2022 por oposición de un estado (Nicaragua). Es evidente que está faltando diplomacia, y es claro que Argentina no está ejerciendo una actividad diplomática con visión estratégica ni orientación definida, dando la sensación de que estamos un poco perdidos, en un mundo y en un momento donde la Argentina tiene necesidad de apertura para que sus productos, una vez que su industria y su capacidad agropecuaria se ponga en marcha, nos permita a todos los argentinos vivir un poco mejor.

Entrevista de

Luciano R Moreno Calderón*

al ex vicecanciller

Roberto García Moritan*

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
RELACIONADAS
MÁS NOTICIAS