martes 25 de enero de 2022 - Edición Nº1147

Análisis | 23 oct 2021

Debate de candidatos a legisladores nacionale

Mentiras sobre la pandemia

Lema Goebbeliano: “miente, miente, que algo quedará…”


Por:
Dr. Horacio Micucci

 Documento del Foro Patriótico y Popular

(PDF)*

 

En recientes debates televisivos varios candidatos opositores afirmaron que los casos y muertes por la pandemia, en Argentina, nos colocan entre las peores gestiones sanitarias en el mundo. “En casos y muertes por millón de habitantes…” se atrevió a afirmar José Luis Espert. No se quedaron atrás representantes de JXC y Milei …

 

Sin embargo, uno de los tres portales de referencia respecto a estadísticas mundiales, informaba lo siguiente:

 

Casos de COVID19 por millón de habitantes:

FUENTE: WORLDOMETERS 20-10-2021 (19:56 hs)

 

Israel:             141.529 / millón  (Posición Nº14)

EEUU:             138.106 / millón (Posición Nº 17)

Reino Unido: 125.675 / millón (Posición Nº 21)

Holanda:        119.851 / millón (Posición Nº 23)

Argentina:     115.363 / millón (Posición Nº 24)

Suecia:           114.370 / millón (Posición Nº 25)

Uruguay:        112.158 / millón (Posición Nº 27)

Como se ve, en el “pelotón” que va entre 110.000 a 142.000 casos por millón, están Israel, EEUU, Reino Unido y PAISES BAJOS (Holanda) con más casos que Argentina. Y muy cerca nos siguen Uruguay y Suecia.

 

Muertes por COVID19 por millón de habitantes

FUENTE: WORD O METTERS 20-10-21 (20:43 hs)

 

Gibraltar:        2.910 / millón    (Posición Nº 7)

Brasil:              2.817 / millón    (Posición Nº 9) 

Argentina:      2.531/ millón    (Posición Nº 11)

EEUU:               2.253 / millón   (Posición Nº 16)

Bélgica:            2.213 / millón   (Posición Nº 20)

Italia:                2.182 / millón   (Posición Nº 22)

Reino Unido:   2.034 / millón   (Posición Nº 26)

 

Como se ve siguen muy cerca a Argentina, EEUU, Bélgica, Italia y el Reino Unido. Es bueno destacar que Gibraltar (colonia británica) tenía una existencia de 139 vacunas cada 100 habitantes (es decir 40% más de las necesarias) en Marzo de 2021. Y ni a Israel ni a EEUU le faltaron las vacunas de Pfizer, dadas por milagrosas por políticos que parecen agentes de propaganda médica. Y que dan como ejemplos a Chile y Uruguay por usar esa vacuna, ocultando que en el primer país se vacunaron en más de un 70% con la vacuna china SINOVAC, y en Uruguay se usó en más de un 60% la misma vacuna china porque Pfizer no cumplía los compromisos de entrega. Esto y lo oneroso de los contratos de Pfizer apareció en un artículo de The Washington Post reproducido por La Nación* el día 20 de octubre de 2021.

 

La Pandemia es como una guerra mundial

 

Las pandemias son hechos graves: La epidemia de gripe española de 1918-19 tuvo más muertos que la Primera Guerra Mundial: 50 MILLONES DE MUERTOS frente a 22 millones de muertos en lo que se llamó la Gran Guerra… Es decir, la humanidad llegó a 1920 con 72 millones de muertos. Dos tercios en la pandemia de Gripe Española y un tercio en la Primera Guerra Mundial finalizada en 1918. De los muertos por pandemia, la mayoría eran niños y esa pandemia fue dada como ejemplo de exterminio poblacional.

 

En la actual pandemia de COVID19, EEUU tiene ya más muertos que en sus innumerables guerras.

 

Ha sido una tradición histórica de la oligarquía argentina, heredada de los ingleses, negar la peligrosidad de las epidemias para que la lucha contra las mismas, que frecuentemente afectan a los más pobres social, económica y sanitariamente, no perjudicara sus negocios: en Argentina, en medio del primer pico de la pandemia de gripe española, en el segundo semestre de 1918, en su edición del día 16 de octubre de 1918, el periódico La Nación publicaba noticias sobre la gripe que había ingresado a la Argentina bajo el encabezado:

 

"La gripe no debe alarmar, su presentación benigna".

 

En el verano siguiente (1919) las clases pudientes de Buenos Aires festejaron y veranearon. Pero en ese otoño, se produjo el segundo pico de la pandemia de Gripe Española. Ese pico arrasó a Argentina de norte a sur perjudicando a los más pobres.

 

Palabras similares hemos escuchado en boca de Macri “es una gripe un poco más grave y nada más” o de Bolsonaro “es una gripesiña”. Macri lo dijo en este año 2021.

 

Si decimos que una pandemia es un hecho comparable en gravedad a una guerra…

 

…se debe discutir, pensar, planificar cómo se organiza a la población, cómo se come, cómo se vive, cómo se protege a las personas, cómo se organiza la protección, cómo se proveen los elementos esenciales, cómo se aseguran los servicios básicos…

 

Y de dónde provienen los fondos…

 

Pero “de dónde provienen los fondos” es lo que preocupa a los que quieren conservar la dependencia argentina y la miseria del pueblo con las que lucran. Porque esos fondos los tienen ellos… y los quieren conservar.

 

Por eso son “los conservadores”, herederos de los conservadores de la Década Infame. Los del Fraude Patriótico y los del Pacto Roca- Runciman. Es bueno recordar que uno de los delegados argentinos que firmó ese pacto en Londres, el vicepresidente Julio Roca (hijo) dijo:

"La geografía política no siempre logra en nuestros tiempos imponer sus límites territoriales a la actividad de la economía de las naciones. Así ha podido decir un publicista de celosa personalidad que la Argentina, por su interdependencia recíproca es, desde el punto de vista económico, una parte integrante del Imperio Británico."

 

Otro miembro de la delegación argentina que firmó ese pacto de entrega sostuvo a su turno que “la Argentina es una de las joyas más preciadas de su graciosa majestad”.

 

Esa es la época argentina que exaltan Macri, los suyos y sus variantes…

 

Los de la Década Infame eran conservadores antinacionales, entreguistas y hambreadores del pueblo, como sus sucesores actuales.

 

Nos integraban al mundo por la puerta de servicio, parafraseando a Eduardo Galeano. Igual que sus sucesores actuales. Ellos han relativizado siempre la gravedad de las epidemias. Y lo hacen hoy.

 

¿Cómo se relativiza su gravedad?

 

Con mecanismos varios:

Declarar que no es tan grave…

Contraponer o exagerar los efectos adversos de las medidas sanitarias…

Difundir supuestos “peligros de la vacuna” [veneno, grafeno, “magnetismo” post vacunal, etc.]

Promover sustancias inefectivas y hasta tóxicas [Dióxido de Cloro])…

Contraponer libertad individual a medidas necesarias… hablar de “infestadura”

Quemar barbijos. Negar su utilidad…

No respetar las normas y reglas establecidas para TODOS

 

Es decir: Impidiendo, obstaculizando, dificultando o no cumpliendo medidas de lucha contra la pandemia.

 

No comparar lo incomparable.

 

Estos nuevos “conservadores de la dependencia argentina y del hambre popular” nos comparan con países que están en distinta situación. Y a pesar de eso las cifras los desmienten.

 

Pero es bueno tener claro que Argentina nunca fue una potencia mundial ni estuvo en el “primer mundo”. Ni a fines del siglo XIX ni en época de Menem, o de Cavallo o de Macri.

 

¿Cómo comparar con las potencias a la Villa Itatí (AVELLANEDA) que, según el censo de 2017 (Gobierno de Vidal) tenía 37.500 hab/km2, siendo la segunda villa de América después de la favela Rosinha (Brasil) que tiene 39.200 hab/km2?

 

¿Cómo comparar la Villa 31 y 31 bis, que tiene 85.000 hab/km2. (en 0,32 km2. sin servicios, con hacinamiento), con Estocolmo (Suecia) que tiene 5.181 hab/Km2 con todos los servicios de primera, transporte, internet, etc.? Además, teniendo en cuenta que el hacinamiento es una de las condiciones que favorecen la transmisión por vía inhalatoria de una enfermedad como el COVID19.

 

En Argentina hay 4228 barrios populares con hacinamiento y pocos servicios, de los cuales 1600 están en el Conurbano Bonaerense. Son una población de 3 millones de habitantes, y cubren 330 km2. Su población es comparable a la de la Pcia. de Córdoba, o a la de la Pcia. de Santa Fe o a Uruguay. Y un tercio de la de Nueva York City…

 

Y a pesar de estas comparaciones entre realidades incomparables, la ubicación argentina en la pandemia no es la peor, como afirman los conservadores de la entrega del patrimonio y el trabajo argentinos.

 

Lo que sí es cierto…

 

Lo que sí es cierto es que es que hay que obtener el dinero que hace falta para paliar los dolores del pueblo. Para cumplir el Techo, Tierra y Trabajo que propone Francisco. Con alimentos, educación, vivienda digna y salud como derecho para todos. Y ese dinero debe provenir de los que se enriquecieron antes y ahora. Obscenamente…

 

Entre noviembre y diciembre de 2021 se pagarán 2.284 millones de dólares por el acuerdo espurio de Macri con el FMI. Con ese dinero se podrían construir 114 hospitales y 652 escuelas.

 

Y pagar sueldos dignos al personal de Salud y de Ciencia y Técnica. Y a los trabajadores y a los jubilados…

 

Argentina está, hasta ahora, entre un selecto grupo de 6 países (entre 195 países del mundo) que pueden tener vacunas CON PATENTE, DESARROLLO Y PRODUCCIÓN ARGENTINOS. El desarrollo de una vacuna desde el papel, la investigación, los ensayos, la producción y la puesta en el brazo de una persona se estima en 1.000 millones de dólares. Con los 2.284 millones a pagar por la deuda externa ilegítima, fraudulenta, usuraria y odiosa se podrían desarrollar, completas, más de DOS VACUNAS DE PATENTE ARGENTINA.

 

Es un tema de SOBERANÍA en concreto.

 

Lo anterior es importante, porque la pandemia no ha terminado. Harán falta vacunaciones de refuerzo y se debe privilegiar la investigación, el desarrollo y la fabricación nacional.

 

Hace y hará falta más vacunación, mantener medidas de protección y resolver la grave situación de pobreza, hacinamiento, falta de viviendas y hambre del pueblo, que también es lucha contra la pandemia.

 

No debemos descuidarnos. La lucha continua… El pueblo, en los comités de emergencia, los cuerpos de delgados fabriles, los movimientos sociales, los trabajadores de la salud y la ciencia, los voluntarios, etc. debe seguir alerta. El peligro no ha cesado.

 

¿De dónde provendrán los fondos necesarios?

 

A los conservadores de la dependencia y la sumisión argentina de JXC les preocupa lo que se emite sin respaldo.

 

A los patriotas y al pueblo nos preocupa el respaldo que se llevan en distintas formas “legales y no legales”: subfacturación de exportaciones y contrabando por la Hidrovía, sobrefacturación de importaciones por la cual una filial de un monopolio extranjero trae insumos de su Casa Central a valores varias veces los reales, girando así dólares al exterior a su casa matriz, renta de latifundistas extranjeros que se quita al pueblo consumidor y al campesino productor y arrendatario, monopolios de comercialización que pagan al productor agrario de seis a diez veces menos del precio a lo que lo venden al consumidor, timba financiera de los bancos y sus “LELIQS”, sobreprecios de gas y petróleo a monopolios petroleros extranjeros, “negocios” de la Megaminería, etc. etc.

 

Se fugan así no menos de 50.000 millones de dólares al año. Equivalente a una deuda externa de Macri por año. En lugar de hablar de la “emisión sin respaldo”, del déficit y del gasto público en ayuda social, que hablen de esto, los nuevos conservadores de la dependencia.

 

Pero de esto no se habla… No hablan de eso, estos conservadores modernos que, como el tero, gritan lejos de donde ponen los huevos y quieren hacer creer que ellos defienden a los productores y pequeños comerciantes nacionales… Pero, la verdad es que, sólo evitando el desangre nacional que implica la política conservadora de la dependencia, se puede apoyar a las Pymes e industriales nacionales, que pueden dar empleo genuino de calidad, con derechos y no sacando derechos laborales como la indemnización, como pretende JXC.

 

No debe seguir habiendo hambre, miseria, desangre nacional, destrucción de PYMES e industria nacional, opresión al campesino productor, destrucción del pequeño comercio, etc.

 

La Argentina dependiente debe terminar y se cumplirá así con el Acta de nuestra Independencia:

Independientes de toda dominación extranjera.

 

Por el Dr Horacio Micucci

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS