sábado 25 de junio de 2022 - Edición Nº1298

Análisis | 6 jun 2022

🖊️ Mgtr. Carlos Andrés Ortiz

🌊⚡️Yacyretá es el botón que muestra el potencial estratégico de las centrales hidroeléctricas


Por:
Mgtr. Carlos Andrés Ortiz

Con la normalización del caudal del Paraná*, saliendo de la prolongada bajante, la gran central hidroeléctrica de Yacyretá, está prácticamente funcionando a pleno, dando en consecuencia grandes y valiosos aportes de energía a Argentina y Paraguay.

 

Pese a tener dos de sus veinte turbinas en proceso de mantenimiento programado (temporariamente fuera de servicio), en los últimos días la producción alcanzó niveles muy altos, diríase casi excepcionales.

 

Para dar una idea de magnitudes y de consecuentes ahorros de combustibles fósiles (y de evitar la contaminación que provoca utilizar hidrocarburos), algún par de datos proporcionará el contexto que por regla general es ampliamente favorable a la generación hidroeléctrica.

 

Según informes recabados de muy buena fuente, el 31 de mayo, Yacyretá* aportó al Sistema Interconectado Nacional la nada despreciable cifra de 61,5 GWh, o sea 61.500.000 kWh. ¡Producción de un solo día!

 

Debe recalcarse que las hidroeléctricas producen Energía de Base, de segura provisión, libre de intermitencias, como las que en cambio aquejan a las eólicas y solares, tecnologías estas últimas absolutamente inútiles para operar como bases de ningún sistema de generación (excepto que se recurra a muy costosos y muy contaminantes sistemas múltiples de acumuladores, que en esas magnitudes deberían ser voluminosas mega instalaciones de baterías).

 

Si no hubiésemos contado con esta gran central hidroeléctrica, se habría debido recurrir a centrales termoeléctricas adicionales (que hoy no tenemos), las cuales de haberse instalado en reemplazo -teórico- de Yacyretá, habrían necesitado consumir aproximadamente 12.300.000 litros de combustible Diesel, o su equivalente en gas natural -¡para ese solo día de generación eléctrica!-; lo cual además de ser muy costoso, habría provocado un considerable volumen de contaminación atmosférica y de residuos sólidos y oleosos tóxicos.

 

Pero otro dato de enorme significación estratégica, es analizar que hubiera sucedido si se habría cedido a las presiones de los poderosos intereses creados que amañadamente se oponen a las construcciones de usinas hidroeléctricas (factores de poder de los que los ecologistas cavernarios* operan como grupos de choque y difamadores seriales), los que operaron fuertemente contra Yacyretá.

 

En tal caso, si no contáramos con Yacyretá, estaríamos en serios problemas para abastecer adecuadamente a la demanda nacional de electricidad, y los cortes de electricidad serian recurrentes, con todos los problemas vinculados a eso.

 

Argentina necesita más usinas eléctricas capaces de funcionar como Bases del Sistema Eléctrico; y en concreto, en el mundo existen solo tres tipos de tecnologías aptas para eso: Termoeléctricas (en base a quemar hidrocarburos o supletoriamente biocombustibles), Hidroeléctricas, y Nucleares.

 

Si bien en el corto plazo, posiblemente un año, o poco más, tendremos amplia disponibilidad de gas natural, con el cual se podrá generar mucha energía eléctrica; lo concreto es que mucho mejor sería no quemar ingentes volúmenes de gas para producir electricidad, destinando ese valioso hidrocarburo a industrias petroquímicas, para producir fertilizantes, plásticos y múltiples otros bienes industriales con mucho mayor valor agregado; o eventualmente, destinarlo a la exportación; en ambos casos generando ingresos de divisas que tanto necesitamos.

 

Hace al caso tomar plena conciencia del absurdo derroche, en concepto de beneficios socio económicos dilapidados, y enormes gastos en hidrocarburos (con sus consecuentes elevadas contaminaciones ambientales), por las muy largas demoras en concretar varios grandes y medianos proyectos hidroeléctricos, totalmente estudiados, listos para licitarse, pero paralizados por las fortísimas presiones vinculadas a la termogeneración -léase petroleras extranjeras, importadores de equipos generadores, e intermediarios y “expertos varios”; y en los últimos años, los vinculados con el lobby de eólicas y solares.

 

Desde hace pocas décadas, la generación eléctrica basada en hidrocarburos, opera asociada a las energías “renovables sesgadas” eólicas y solares, y a los grupos de poder que nos quieren mantener sumidos en el subdesarrollo permanente, como simples proveedores de materias primas sin valor agregado.

 

Sin olvidar varios proyectos ya estudiados, tanto en La Patagonia, como en la extensa zona cordillerana, cabe destacar la enorme potencialidad ociosa en la Cuenca del Plata*, la principal cuenca hídrica de Argentina.

 

En esta cuenca tenemos estudiados y prácticamente listos para construir, los mega proyectos hidroeléctricos de Corpus*, Panambí*, Garabí* y Paraná Medio* (con sus dos cierres, Norte y Sur). Este último gran complejo hidroeléctrico, seguramente necesita una readecuación, para ampliar sus potencialidades a la navegación, el saneamiento de Los Bajos Submeridionales (en Chaco y Santa Fe), además de, eventualmente, abastecer de agua a zonas semi áridas al norte de la Pampa Húmeda.

 

Más fáciles de ser construidos, por sus menores dimensiones, de escalas medianas o medianas – chicas (de más de 10 MW de Potencia, hasta un proyecto que permitirá duplicar la eficiente y económica generación de la Hidroeléctrica Urugua-Í*, con una inversión proporcionalmente muy reducida), en Misiones en su momento se terminaron ocho proyectos hidroeléctricos, cuyos planos terminados, muestras de suelos y otros antecedentes muy valiosos, incompresiblemente se habrían perdido, y parecería que no se intentó recuperarlos.

 

Siete de esos proyectos fueron estudiados y terminados por la hoy desaparecida Dirección General de Construcciones Eléctricas (a la cual pertenecí), y uno por la Gerencia de Urugua-Í, de la estatal mixta EMSA (donde también trabajé). Este último proyecto, contó con la aprobación técnica del gran especialista mundial en la materia, el Dr. Ingeniero Giovanni Lombardi, notable personalidad a quien conocí y admiré, que ya no está con nosotros, pero seguramente tiene muchos discípulos y continuadores de su valioso y prolongado accionar científico y profesional.

 

Todavía viven en nuestro medio, varios longevos ingenieros, que participaron de esos estudios. Son verdaderas bibliotecas técnicas humanas, a quienes sería muy positivo consultar, para dar buen uso de sus capacidades y valiosas experiencias.

 

 

MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ

Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

http://caoenergia.blogspot.com.ar

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
RELACIONADAS
MÁS NOTICIAS