jueves 01 de junio de 2023 - Edici贸n N潞1639

An谩lisis | 7 abr 2023

馃嚜馃嚫 Espa帽a muestra las serias deficiencias de e贸licas y solares


Por:
MGTR. CARLOS ANDR脡S ORTIZ

Al igual que casi toda Europa Continental, España está soportando las estrecheces energéticas que son consecuencias de la guerra Rusia–Ucrania/OTAN1, que afectaron el suministro de combustibles fósiles, lo que incrementó costos y con eso operó como disparador de inflación a tasas altas para los parámetros económicos del viejo continente. A la vez, todo ese combo problemático, está causando un sensible freno al crecimiento económico, lo cual genera huelgas y descontento social.

 

Pero hay otras noticias significativas, que pasan desapercibidas para no especialistas en temas energéticos, o se les da escasa relevancia.

 

La altiva Europa, pese a predicar que pueden prescindir de los hidrocarburos rusos, los siguen importando de ese origen, si bien en volúmenes menores a los de preguerra, al menos los importados directamente, pues circularon noticias que el comercio de los vitales combustibles sigue fluyendo, por vías tercerizadas2, lo cual implica costos mayores para los ávidos compradores de la solapadamente beligerante Unión Europea.

           

Un aspecto destacable, de ese cambiante contexto energético de Europa, está pasando casi desapercibido. Como el suministro de gas ruso por la red de gasoductos, evidencia no ser fluido como antes de la guerra, se difundió que España sigue comprando grandes volúmenes de gas ruso, pero como GNL (gas natural licuado), el cual por lógica es más costoso que el de gasoductos.

 

Pero de esa noticia, de por si relevante, se extrae otra conclusión que parece pasar desapercibida, y que los promotores a ultranza de las “renovables sesgadas”3 eólicas y solares, evidencian tratar de ignorar totalmente. Es la confirmación en base a los hechos, que las “renovables sesgadas” son totalmente inútiles como reemplazo de Energías de Base, siendo eólicas y solares, meras Energías Complementarias, de mucha menor utilidad y menor importancia estratégica.

 

España, junto con Alemania, son las naciones europeas que parecen liderar las inversiones realizadas en eólicas y solares. Y en ambos casos, los activistas del ecologismo cavernario4 y otros promotores a ultranza de eólicas y solares, insistieron y aun insisten, en presentar a esas problemáticas generadoras intermitentes, como supuestas “grandes soluciones”, lo cual lo niegan los hechos y los contundentes datos técnicos.

 

Tanto los grupos ecologistas -que suelen ser muy poco conocedores de la temática energética, guiándose por dogmáticas afirmaciones instaladas por dudosamente “inocentes” ONGs-; como las publicaciones “especializadas” promotoras de esas energías, basaron sus cerrados e incluso violentos apoyos a eólicas y solares, afirmando que reemplazarían a las usinas nucleares y a las termoeléctricas (estas últimas, las que generan quemando hidrocarburos).

 

Esos supuestos “reemplazos” de Usinas Generadoras de Base, por las intermitentes eólicas y solares, son técnicamente imposibles, por lo que esas “renovables sesgadas” solo son meras Energías Complementarias, totalmente inútiles para operar como bases de ningún sistema eléctrico interconectado.

 

Las Usinas de Base, deben poder ser programables, previsibles, libres de intermitencias (oscilaciones en el voltaje, o imprevistos apagones y “reenganches” operativos); siendo De Base las usinas hidroeléctricas, nucleares y termoeléctricas.

 

Por el contrario, las muy promocionadas (pero muy ineficientes) eólicas y solares, son intermitentes5, pues el ser humano no controla el sol ni los vientos.

 

Si esas energías se inyectaran a las redes eléctricas, sin estar estabilizadas por Energías de Base (que como tales operan como respaldos técnicamente confiables que compensan los altibajos y las imprevistas salidas de servicio), en tal caso el sistema eléctrico abastecido en gran escala por eólicas y solares, sería caótico y destruiría los artefactos eléctricos domiciliarios, comerciales y las maquinarias industriales, que están diseñados para recibir energía en voltaje constante, y sin sucesivos cortes del servicio.

 

Si alguien pretendiera argumentar que las energías eólica y solar, se pueden almacenar, y con ello solucionar las intermitencias, debería razonar que, si Europa no lo hace, es por ser técnica y económicamente inviable en grandes escalas. El uso de acumuladores (baterías) para almacenar electricidad producida por los “molinos de viento” eólicos, y los “espejitos de colores” solares, puede ser una solución -costosa pero viable- para pequeñas escalas, pero compleja y dudosamente viable para mega escalas de grandes sistemas interconectados.

 

Además de eso, las baterías son acentuadamente contaminantes.

 

Tampoco debe omitirse que el mito de “energías limpias” eólicas y solares, esconde serios problemas y contaminaciones que esas energías provocan.

 

La doble vara de las Potencias Atlantistas (EEUU, Reino Unido, Unión Europea, Japón y otros) queda en evidencia, pues directamente o a través de entes manejados por ellas (como el Acuerdo de París), presionan para obligarnos a aceptar al como sea, las ineficientes, costosas y contaminantes energías “renovables sesgadas”, llevándonos hacia la pobreza energética; mientras esas grandes potencias priorizan las energías convencionales, aptas para generar Energías de Base, como las nucleares (Francia principalmente), y termoeléctricas en general. Incluso EEUU no se priva de extraer petróleo y gas en “áreas protegidas” cercanas al Ártico.

 

Mientras tanto, en el mundo subdesarrollado, el ecologismo violento, agresivo y de tipo cavernario, opera como factor de presión, para mantenernos en el subdesarrollo crónico, bajo la excusa del cambio climático.

 

MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ

Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

OPIN脕, DEJ脕 TU COMENTARIO:
RELACIONADAS
M脕S NOTICIAS