lunes 22 de julio de 2024 - Edición Nº2056

Análisis | 11 sep 2023

👀 Otra mirada sobre el Radar de Tierra del Fuego


Por todos los medios nacionales argentinos1 fue comentado el hecho que una empresa comercial de orígenes eventualmente Irlandesa y Británica había instalado una antena de radar fijo en la provincia Patagónica de Tierra del Fuego, a los efectos de, según la misma empresa, hacer un seguimiento de “basura espacial” (restos o pedazos de satélites o de cohetes que orbitan el espacio, que en general son muy pequeños, los cuales pueden chochar contra otros en actividad, y todo justificado en su gran mayoría por una eventual prueba realizada por Rusia de una intercepción y destrucción de un satélite en desuso, el cual se convirtió en miles de pequeños pedazos), con el fin de brindar información comercial a empresas de satélites, de lanzamientos de cohetes, y/o Estados (países), respecto de posibles orbitas de colisiones en el espacio con estos pequeños restos, servicio el cual se brindaría a través del radar instalado en el Sur Argentino, como también otros instalados en otros lugares del mundo. Dicha antena radar y sus equipos accesorios correspondientes (según lo informado en estudio especial realizado y publicado por el Ministerio de Defensa Argentino2 IF-2023-88951294-APN-MD) tendría un eventual uso dual, para dos funciones bien definidas y distintas, por un lado la de realizar las clásicas operaciones activas emisivas de radar para identificación y seguimientos de objetos aéreos (ejemplo: aviación en general), como espaciales (satélites, misiles balísticos, basura espacial, objetos en órbitas, inclusive podría llegar a realizar el seguimiento del futuro vector Tronador de actual construcción nacional, etc.), hasta posiblemente los 2.000 kms de distancia/altura desde su lugar de  emplazamiento (conforme la misma empresa manifiesta en su sitio de internet), cuyo barrido aéreo-espacial ocuparía parte del territorio Argentino Patagónico, parte de la península Antártica, y parte del Chileno.

 

Por el otro lado (conforme lo explica el informe del Ministerio de Defensa mencionado), dicho radar posiblemente podría funcionar también como antena “receptora”, con la capacidad en su formato pasivo (sin emisión de señales) de poder captar, percibir, escuchar, recibir las señales electrónicas que pasan por su antena (inteligencia de señales de la región, como comunicaciones, señales de radar, etc.); informaciones todas las cuales se tendría la capacidad de ser re-direccionadas vía internet/fibra óptica, a su sede correspondiente, y siendo esta una empresa comercial privada, podría incluso venderse dicha información “on line” en forma instantánea a distintos clientes, los cuales pueden ser EEUU, UK (este último seguramente, más cuando ellos son en parte de su origen como empresa privada), o cualquier tercero país de la región (por ejemplo Chile), o el mundo, dando eventualmente un servicio web instantáneo automatizado de todo el espectro radioeléctrico activo/pasivo de gran parte de sector aéreo-espacial de la Nación Argentina… Además, tengamos presente, (capacidades que no figuran en el referido informe del Ministerio de Defensa, pero que en el mundo occidental militar está en pleno auge y desarrollo –incluso en algunos sistemas ya estarían eventualmente operativo como en la última versión del Lockheed Martin F-35 Lightning II-) respecto de la capacidad de junto   con el emisor radar, que el mismo también realice acciones emisivas de guerra electrónicas –de perturbación electrónicas, Jamming, lo que se denomina función de contramedidas electrónicas, y es reconocido con las siglas EW, etc.-, con lo cual podría haber una tercera función de capacidad operativa en el radar en cuestión, con las consecuencias de seguridad correspondientes que esto podría traer para la Nación Argentina, por ejemplo respecto de la supresión/anulación de comunicaciones, anulación sistemas de radares civiles y militares Argentinos, perturbación de sistemas de navegación de aviación civil y militar, perturbación a satélites extranjeros que pasen por nuestra región espacial, etc., etc. Otro detalle muy importante es la situación que en la descripción del informe del Ministerio de defensa antes referido, no se hace ni descripción ni mención de la marca u origen de fabricación de este tan sofisticado y poderos equipo de escaneo espacial, ni país de fabricación del mismo (los fabricantes de esta clase de equipo son un selecto grupo en el mundo)… Además, también hay que tener presente, que el radar de Tolhuin, a pesar que estar fijo, clavado al piso, y no moverse su antena, su área de barrido no es fijo, ya que el mismo hace un escaneo de la órbita acompañando el giro terrestre en relación a su eje, pudiendo hacer un mapeo de toda una gran franja de órbita baja en todo el Hemisferio Sur, o sea, los 360 grados.-

 

También existe un hecho tecnológico, estratégico,y geopolítico, que ha empezado a hacer un cambio en el tablero del desarrollo de vectores balísticos de muy largo alcance, y de capacidad nuclear (ICBM), y con gran capacidad de porte (los que son llamados ojivas múltiples). Estamos hablando del desarrollo Ruso del vector balístico SARMAT3, sea en su versión fija en silo, o móvil, diseñado por la oficina de diseño estatal Makeyev, y construido por la fábrica de maquinarias Krasnoyarsk, con un peso que supera las 200 toneladas, una longitud de 35 metros aprox., y de muy largo alcance, con ojivas nucleares múltiples (la cantidad de ojivas nucleares es extremadamente sensible y secreto, y el número varía según la cantidad de potencia/kilotones que posea cada arma, de la cantidad de señuelos o contra-medidas de engaño que lleve la capsula/capullo, y de si la misma contiene las modernas armas hipersónicas en su fase de reingreso; cada vector se cree que tiene un promedio de entre 10 ojivas nucleares grandes, o 16 ojivas menores) y móviles, sistema que puede ser visto en forma muy sencilla a través de internet, y todo lo cual lo convierte en uno de los sistema de armas categorizados dentro del título mundial como del “Juicio Final”, dado su poderío destructivo.

 

Pero el dato más importante de este poderoso sistema de armas, y aquí el hecho de su vinculación con el radar de Tolhuin (su ubicación en Tierra del Fuego, su sector aéreo/espacial de barrido, el dato de ser eventualmente una empresa Británica que brinda este servicio de búsqueda/seguimiento aérea y espacial, etc.), es que dicho sistema  misilístico de muy largo alcance tendría la capacidad de salir de territorio Ruso con rumbo hacia el hemisferio Sur, cruzar todo a lo largo el Polo Sur Antártico, y comenzar a dirigirse hacia el Hemisferio Norte vía el Cono Sur de América, hasta alcanzar sus objetivos eventuales (conforme lo manifestó el Comandante de Tropas de Misiles Estratégicos de Rusia Serguei karakaev al canal de televisión Ruso Zvezda, The Eurasian Time, 23/junio/2022), produciendo este poderoso sistema, un cambio estratégico de dimensiones colosales en materia de la dinámica de la guerra nuclear, y en especial en el tema de detección de alerta temprana, y en capacidad defensiva respecto de los mismos, ya que hasta la no existencia de dicho terrible sistema ofensivo Ruso, todo eventual ataque nuclear balístico entre EEUU y RUSIA, o viceversa, habría sido en principio (dejar fuera los de origen submarino) realizado vía el Polo Norte (Ártico), y en donde EEUU tiene todos sus sistemas de inteligencia (radares, satélites, etc.) y defensivos, con lo cual dicha nueva situación con la aparición de este nuevo sistema Ruso con capacidad de ataque vía Hemisferio Sur, implica la apertura de todo un nuevo flanco para defender por parte de EEUU (y también sus socios de la OTAN), con lo cual, eventualmente, EEUU necesitaría duplicar –y replicar al igual que como lo tiene en su frontera Norte con Canadá y el Ártico- sus sistemas de inteligencia y defensa en toda su frontera sur, y con especial énfasis en el estado Texas. Pero además, siento tan importante los cambios estratégicos defensivos a la que está siendo obligado EEUU con este nuevo sistema Ruso, que la misma necesitaría poner sensores de alerta temprana más allá de sus fronteras, hacia América Central y del Sur, e inclusive al parecer en la misma Antártida, a los efectos de poder conocer lo más tempranamente posible el inicio de una eventual acción masiva sobre su territorio por parte de Rusia, en especial respecto de cantidad, y proyección de dirección de órbitas respecto de eventuales vectores balísticos (ICBM), a los efectos de mover y direccionar (preparar en pocos minutos) las acciones defensivas correspondientes.

 

No por casualidad esta empresa Leolabs de servicios “privados” de búsqueda de “basura espacial”, tiene sus radares estratégicamente ubicados en el Oeste de Australia y en Nueva Zelanda, Tolhuin (desconocemos si funciona) en Costa Rica, Estado de Texas- EEUU, porque por todo esos lugares eventualmente pasarían los sistemas rusos vía Hemisferio Sur y con destino el Hemisferio Norte Occidental, o por ejemplo, el radar ubicado en Alaska (el cual sería el encargado de alertar todo ingreso de vectores balísticos venideros por la región Polar Ártica), etc., etc… Aunque los ciudadanos Argentinos no tengan conocimiento, en un eventual conflicto a gran escala RUSO-EEUU, por el sector espacial ubicado sobre el territorio continental Argentino, pasarían posiblemente gran partes de este nuevo y poderoso sistema de Armas Ruso, con las eventuales consecuencias que un posible error en su funcionamiento pueda llegar a traer, y por lo cual, el dicho popular Argentino que en la misma por estar tan alejada de los posibles centros de conflictos mundiales del norte, por el Cono Sur de América nunca iba a pasar nada, ello al parecer, ya no es cierto, ya que eventualmente se encontraría en la zona de tránsito espacial de este sofisticado ingenio de ataque Ruso. Esta nueva situación, respecto de la innovación de capacidades nucleares Rusas sobre EEUU, implica una ventaja muy significativa en el juego internacional de la estrategia de acción militar entre los bloques de poder mundial enfrentados, del oriental sobre el occidental.-

 

Además, un tema no menos importante es el proceso o la forma de cómo fue instalado el poderoso radar “fijo” de Tolhuin, y que mira al espacio exterior, y que al parecer podría servir para otros usos mucho más importantes que para rastrear posibles pequeños trozos metálicos perdidos en el espacio (“basura espacial”)… Esta situación de intentar meter un equipo tan sofisticado y poderoso, por su capacidad, potencia y distancia de control, conectado “on line/live” vía internet, con enlace por fibra óptica (y aquí tengamos presente la nueva instalación del enlace de fibra-optica submarino de gran capacidad, el cual sale desde el balneario Las Toninas en Provincia de Buenos Aires, y va directo bajo el océano Atlántico hasta el Estado de Carolina del Sur, Myrtle Beach, EEUU, enlace óptico respecto del cual -y nadie sabe porque-, se presentó GOGGLE en forma unilateral4, sin petición del Estado Argentino, y solicitó habilitación para realizar esta nueva conexión submarina, bajo la muy generosa finalidad de mejorar las comunicaciones/internet entre Argentina y EEUU, pero lo más interesante es que, dicha conexión está preparada para operar en condiciones de capacidad militar de pérdida de servicio energético, por ejemplo puede operar sin energía en uno de sus extremos, seguramente privilegiando la función de transferencia desde el Hemisferio Sur hacia Hemisferio Norte.

 

Por otro lado, hace pocos meses se realizó en dicho balneario Bonaerense un ejercicio específico por parte del Estado Mayor Conjunto5, tomando como hipótesis la defensa y protección específica –y militar- de dicha conexión costera y sus instalaciones de servicio, hechos todos que llaman poderosamente la atención; Sería interesante saber si alguna nación extranjera propuso o sugirió en la idea de dicho ejercicio; Recordemos que en toda esta temática, no existen casualidades…, con vaya a saber con qué centro de comando de operaciones (o cuantos), en una nación extranjera (o varias), bajo la inocente y beneficiosa excusa de buenas intenciones, y con posibles ganancias estratégicas de información para el que instala dicho aparato. Dicho hecho, es típico de una “acción encubierta”, realizada por alguna (o quizás varias) institución estatal extranjera dedicada a dichos efectos (la Nación Argentina no tiene una organización estatal para realizar acciones encubiertas para beneficio con fines estratégicos respecto de otras naciones, pero la tendría que tener…, al igual que lo tiene EEUU con la CIA, o UK con el servicio del M-15), donde se presentan como una empresa privada, con sanos fines científicos, con poderosos radares para uso  espacial, con el equipo sin marca de construcción u origen de fabricación (quizás este es el hecho más importante como operación encubierta, recordemos que las empresas que pueden fabricar estos equipos son muy pocas en el mundo) pero en definitiva, con al parecer una intención real muy diferente a la manifestada. Y a los efectos de intentar desenmascarar a la nación (o varias) que quieren intentar hacer pasar “gato por liebre”, desde ya hay que ver quiénes son los eventuales beneficiarios estratégicos respecto de su seguridad nacional con relación a esta instalación,  pregunta que no es muy difícil de responder…

 

Al parecer, subiendo el foco, y alejándonos de los hechos, y realizando una simple interpretación objetiva, nos encontramos que: existe una nación –o varias- que por cuestiones de seguridad defensiva, y a los efectos de su supervivencia, respecto de un eventual ataque nuclear masivo sobre su territorio, al parecer, necesitaría del territorio Argentino a los efectos de la instalación de sofisticados sensores para escudriñar un sector del espacio del Cono Sur de América (como el instalado en Tolhuin). Recordar que el discutido Radar Fueguino es apenas un componente más, dentro de todo un abanico de sensores de alerta temprana, el cual seguramente incluye satélites con sensores térmicos en órbitas geoestacionarias, y ya posiblemente emplazados en el Hemisferio Sur6. El destape de las eventuales verdaderas intenciones (expresadas en el presente estudio), el allanamiento por parte de la nación –o naciones- respecto de la verdadera causa de la posible operación encubierta, y su formal pedido de disculpas justificadas, serían los posibles próximos eventos a ocurrir. Y la discusión de un posible pactos de colaboración, con permiso de uso territorial para instalación de un radar (concretamente el ya instalado en Tolhuin), y transferencia de información de inteligencia a los efectos de una “alerta temprana con el fin de notificar en forma adelantada un eventual ataque nuclear” (temas de importancia extremas para EEUU y UK, y otros socios de la OTAN, respecto de su supervivencias como naciones), tendría para la Argentina efectos geopolíticos de alineamiento de bloque, al igual que lo tienen por ejemplo Canadá respecto de la seguridad de la frontera norte de EEUU, o Australia en el Indo-Pacífico, y el cual incluso traería también efectos geopolítico de arrastre respecto de otros países vecinos de la región del Cono Sur de América.

 

Pero dada la posible importante verdadera causa que justificaría la presencia del Radar de Tolhuin, sería interesante que la Nación Argentina, por “motu proprio”, inicie e impulse negociaciones al respecto, tomando la situación como una verdadera “oportunidad histórica”, realizando un estudio minucioso de los pro y contras de posibilidades respecto de las implicancias estratégicas para su defensa, cuestiones geopolíticas regionales, y globales, que la firma de un acuerdo otorgando permiso de funcionamiento a dicho instrumento le puedan llegar a traer, siempre estando presente como forma de elementos esenciales de contraprestación, el reclamo de soberanía respecto de todo el Atlántico Sur (Malvinas), como también la obtención de acuerdos bilaterales especiales con UK –y eventualmente también EEUU- respecto de beneficios para Argentina en la situación del triple reclamo del sector territorial Antártico Argentino con posibles cambios importantes venideros en 2048 (apertura del pacto Antártico), los cuales son los dos más viejos y más importantes  intereses estratégicos que la Nación toda debe defender.-

 

                                                                                  RODRIGO ALVAREZ

 

NOTA ADJUNTA 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
RELACIONADAS
MÁS NOTICIAS