domingo 14 de julio de 2024 - Edición Nº2048

Entrevistas | 26 abr 2024

✊ Sin Estado no hay Nación


Por:
Mgtr. Carlos Andrés Ortiz✍️

Sin un concepto claro y firme de Nación, no hay Patria que pueda sustentarse y perdurar; y es elemental entender que sin Estado no hay Nación, pues el Estado es la estructura en la que se sustenta y a partir de la cual puede desarrollarse y perdurar la propia Nación.

           

Podríamos decir que el Estado es la argamasa con sólidos acerados soportes, sobre la que se basa la existencia misma de la Patria.

           

Todas las Potencias Mundiales y las Regionales, así como las Potencias Emergentes, poseen fuertes Estados, muy presentes en todos los órdenes de las respectivas naciones.

           

Incluso naciones de menores capacidades económicas y geopolíticas, si tienen en claro el objetivo de Grandeza Nacional y de Defensa y Protección de su Propio Pueblo, tienen o buscan tener un Estado Nacional fuerte y muy presente.

           

Solo los cipayos asumidos, los apátridas que lucran con operaciones ilegales (como las que insólitamente alabó el actual impresentable presidente argentino), y los anarquistas (que por definición y por prejuicios, odian al Estado); solo ese tipo deplorable de individuos, atacan al Estado y buscan enanizarlo hasta dejarlo inerte, o incluso quieren destruirlo.

           

Por egoísmo reconcentrado que solo mira sus intereses económicos con visión de estrecho y corto alcance, ese mismo odio al Estado suele ser citado y pregonado por algunos verborrágicos oligarcas, cuyas limitadas comprensiones no les dejan ver que es el Estado el que, manejado con patriótico criterio, protege sus producciones y sus ganancias, proveyendo además la infraestructura para facilitar las actividades económicas. Además, es el Estado al cual claman ayudas, -pese a que lo desprecian- ante catástrofes naturales o los vaivenes de los precios internacionales de las materias primas que Argentina exporta al mundo.

           

Por supuesto, esos oligarcas de nulas visiones, no se percatan que, haciendo causa común con los anarquistas, están creando o favoreciendo las condiciones de caos socio económico, que es la resultante del odio anarquista puesto a destruir al Estado.

           

Totalmente patético, resulta el rol de la mayoría de los uniformados, quienes siendo empleados estatales con uniforme, por cerrazón mental extrema, apoyan las acciones de los anarco – libertarios, que buscan destruir al Estado, y con eso hacer colapsar a la Patria misma; la misma Patria que dijeron jurar defender, juramento que solo involucionó a la nociva práctica del patrioterismo de bandera, que se agota en los símbolos patrios, mientras por odio e ignorancia, apoyan la destrucción nacional.

           

Pese a que los precedentes son conceptos elementales y claves para entender y defender el rol del Estado Presente en una Nación Soberana, es evidente que la destrucción de valores éticos esenciales, y el vaciamiento de contenidos volcados a la opinión pública, machaconamente impulsados y fomentados por distintos actores comunicacionales y por acomodaticios y mercenarios varios que se fueron instalando en las cátedras, en las Fuerzas Armadas y de Seguridad, así como en diversas entidades sociales y culturales, han instalado muy severos grados de confusiones conceptuales en temas esenciales, desconocimientos, e incluso promovieron disvalores, entronizándolos como los objetivos a ser alcanzados.

           

En ese maremágnum de aberraciones conceptuales y de tergiversaciones de valores éticos esenciales (entre ellos el Patriotismo), solo así pudo suceder que el anarco libertarismo llegue al poder formal, y que actúe para destruir por completo el Estado Nacional, a la vez que lo hace para empobrecer brutal y muy rápidamente al 90 % de la población…¡y muchos afectados y empobrecidos, apoyan a los que lo perpetran! Tal el grado de confusiones reinante.

           

El pueblo parece no haber tomado conciencia aun, del terrible proceso de destrucción generalizada y de brutal concentración de la riqueza en muy pocas manos, en una operatoria no solo impiadosa, sino también cargada de intencional perversidad, pues sus perpetradores demostraron regodearse con las consecuencias funestas que las intencionales acciones devastadoras ocasionan.

 

Pueden citarse las defunciones de enfermos a los que se dejó de suministrarles costosos medicamentos especiales; la miseria generalizada que se extiende cuan deplorable mancha sobre el tejido social nacional; los desastrosos indicadores económicos, con parálisis o cierres de plantas fabriles; el freno total a las muy necesarias obras públicas, sin las cuales se resentirán todas las actividades socio económicas; el daño intencional perpetrado contra los entes tecnológicos, como el CONICET; las Universidades Nacionales, CNEA, INVAP el INTA, el INTI y la CONAE; y el listado de aberrantes destrucciones intencionales no se agota en esa breve síntesis.

 

Tampoco cabe omitir el muy negativo accionar geopolítico, que está siendo perpetrado por libertarios y sus socios neoliberales, lo cual, en mérito a la brevedad, será expuesto en artículo separado.

 

Clara y desvergonzadamente, nos están posicionando como colonia dócil al servicio del Bloque Atlantista, pisoteando en forma alevosa toda noción de soberanía y de dignidad nacional.

 

Todo ello hace evidente que, de mínima, neoliberales y libertarios, nos quieren transformar en aquella inviable Argentina semifeudal del siglo XIX, y de máxima buscan la disolución nacional. Para esto último, cuentan con los apoyos de ciertas “progresías”, con libretos dictados por ONGs transnacionales, como las “ecologistas”, indigenistas, y otras.

 

MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ

Analista de Temas Económicos y Geopolíticos

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS