lunes 08 de agosto de 2022 - Edición Nº1342

Entrevistas | 21 nov 2021

A cuatro años del hundimiento

ARA San Juan: "No fue una tragedia, no fue un accidente, no fue una tormenta perfecta; fueron 44 muertes evitables"

En el marco del cuarto aniversario del conmocionante hundimiento que se llevó la vida de 44 submarinistas, Pal’Sur dialogó con la abogada que representa la querella mayoritaria de los familiares de las víctimas, Valeria Carreras, que investiga el hecho. La responsabilidad del ex Presidente y el Ministro de Defensa Oscar Aguad y la postura del nuevo Gobierno. “En su libro, Macri evidencia que le mentía a los familiares, y me lo aceptaron como prueba”.


Por:
Luciano R. Moreno Calderón

-¿Cuál es tu reflexión sobre el hecho y la batalla con la que han lidiado los familiares?

 

Que no fue una tragedia, que no fue un accidente, que no fue un naufragio, que no fue una tormenta perfecta. Lo que fue, fueron 44 muertes evitables. Fue una muerte anunciada. Lo que le pasó al ARA San Juan en noviembre de 2017 ya le había pasado en julio de 2017: ingreso de agua salada en sector de baterías, principio de incendio. En ese momento, tuvieron que abrir las baterías, repararlas y salir a superficie. ¿Cuál fue la diferencia? Que en ese momento tenían un mar denominado “mar de aceite”. El aceite no se mueve, no hay olas, no hay turbulencia, no se mueve el submarino, por eso tuvieron una chance, porque el submarino tiene que hacer equilibrio para estar derecho, sino toca fondo. Por eso, mantenerlo en equilibrio con un mar calmo es muchísimo más fácil que en una tormenta que a ellos, aún, los movía a 40 metros de profundidad. 

 

En la noche del 14 al 15 de noviembre, el mar estaba calificado como mar 6, con olas de 8 a 9 metros ¿Qué diferencia hay entre un submarino y un barco? El barco tiene lo que se llama quilla, que es esa forma en “V”, que hace que se pueda agarrar, de algún modo, al agua. Aunque suene raro, puede capear el temporal o puede navegarlo. En el caso del submarino, es como una botella. Si se pone una botella en un agua en movimiento, va a girar para todos lados. Los de adentro del submarino, no tienen asientos, no hay cinturones de seguridad, sino que simplemente van a agarrados de los 12 kilómetros de tubería que recorren todos los pasillos y todo el submarino. Con lo que se chocan son las paredes de chapa. El ancho del submarino era de 46 centímetros. Yo recorrí el gemelo, el ARA "Santa Cruz"* en un Astillero, y te puedo asegurar que era pequeño. Encima, si tenés que ir corriendo, no es que pasás de una sala a otra como si fuera por la puerta de tu casa. Tenés que levantar las piernas porque las escotillas no cierran a nivel, cierran más arriba para que, justamente, el agua no pase al otro compartimento. Tenés el vacío para que respire una sala de máquinas, te tenés que agarrar de barandas. Ahora agregale humo, oscuridad y ese bamboleo y esa paliza. Eso es lo que ellos tenían que evitar para que no sufra la tripulación. 

 

¿Por qué estaban en la superficie? ¿Por qué padecieron seis horas así? Porque era la única manera que podían hacer llamados por el teléfono satelital. El submarino, la noche anterior, 14 de noviembre a las 23.42, llama al celular particular del Capitán Correa para informarle lo que estaba pasando; no era un simple informe. A las 0.50 vuelven a llamar y ahí ya los esperaba Villamide que quería hablar con el comandante a ver cuál era la situación. ¿Sabés que se reveló tres años después? En Comodoro Rivadavia, en esa audiencia que duró 27 horas, Villamide*, ante le pregunta al Presidente del Tribunal de cómo le notó la voz al capitán Fernández, contestó “preocupado”. Dijo preocupado luego de tres años que dijera que lo notó normal. Para nosotros era muy importante saber qué dijeron cuando llamaban. Las llamadas se sucedieron hasta las 7.19, que hablaron hasta las 7.30, y nunca más. Pero hay una parte de esas llamadas, que refieren a la ubicación de la flota de superficie, que son con los otros barcos con los que estaban haciendo un ejercicio conjunto, pero se habían resguardado, debido al temporal, a 250 millas. Ya habían terminado la tarea y volvían a Mar del Plata. Se lo pregunta para que los fueran a buscar, para calcular cuánto tiempo más tenían que aguantar. Esto fue una llamada de emergencia*. Se expusieron con tantas llamadas y no eran solo para conversar. 

 

El 11 de diciembre de 2019, un día después que asume el nuevo Presidente, se presenta espontáneamente en Caleta Olivia un testigo, el Capitán Tuto Caltáneo, y dice que quiere ampliar su declaración testimonial. Dijo: “Mi secretaria dice que hubo llamados de emergencia'', que es lo que cuentan los suboficiales en la base de Mar del Plata. Los tenían tan aterrados para que no hablen, como un secreto absoluto. Esta testimonial es muy importante porque no lo dice una persona que lo intuye. Este Capitán habló porque cambió el Gobierno, el Gobierno que había mantenido ocultamiento, el silencio, la tormenta perfecta, el naufragio, la patrulla eterna. Por eso es tan difícil avanzar. Si tomás los diarios de aquella época, todo 2018 y 2019, cuando apenitas había una novedad, todas eran protegiendo al Gobierno de Macri. 

 

Después, tomo el libro Primer Tiempo*, que lo aporto como prueba a la causa de encubrimiento, donde él dice lo siguiente: “Cuando pasó lo del ARA San Juan, tuvimos que hacer muchos esfuerzos para mantener la esperanza en los familiares aun conociendo la tragedia”. Es terrible. Y me lo tomaron como prueba. A veces parezco una catarata de información y a la gente se le mezclan las cosas. Esa declaración, en su libro, firmada, evidencia que les mentían. 

 

-Los llevaban a los familiares arriba de los barcos sabiendo lo que había pasado. Una locura…

 

A videntes y parapsicólogos arriba de la flota de la Armada Argentina*. La vidente decía que era para allá, el parapsicólogo miraba la carta náutica y ponía el dedo y decía acá. El dedo, que mide un centímetro, para una carta náutica, es una barbaridad de millas. Así los tuvieron todo enero, como que buscaban.

 

Después tomo la causa y sostengo desde el primer escrito que presento como representante de la querella -que en ese momento no era mayoritaria-, que no lo querían encontrar, que todo estaba hecho para no encontrarlo. Acto seguido, llaman a una contratación directa* y contratan una empresa con esta cláusula: “Si al cabo de 120 días no lo encuentran, se le paga igual”. Entonces dije “otros que no lo van a buscar”. Eran argentinos, iban a buscar arriba de una flota de la Armada. Entonces lo impugné y tuve suerte. Lástima que eso le generó a las familias tener que esperar, encadenarse a la plaza. En el medio se hicieron avances increíbles, porque avanzamos contra los medios hegemónicos, contra la complicidad de la Armada y del Gobierno de ese momento que negaba todo tipo de información; y los testigos habiendo perdido la memoria, los oficiales cobardes responsabilizando a la tripulación; un Ministro de Defensa que culpó a la tripulación. Contra todo lo malo, luchamos y estamos muy bien posicionados. Si comparás esto con el Consejo de Guerra, hoy la Justicia tiene condenados a cinco años de cumplimiento efectivo a cuatro altos mandos. No me alcanza. La Cámara de Comodoro hizo lugar a seguir ampliando la investigación y poder cambiar, si probamos algo, la calificación del delito y la pena. Pero también investigar a los civiles.

 

-¿Qué calificación tiene hoy y a cuál podría llegar a cambiar?

 

Hoy tiene estrago culposo y podría cambiar a homicidio con dolo eventual porque, por ejemplo, si te doy la llave de un avión, y al avión le falta un ala, sabés perfectamente que te vas a estrellar. Si me dicen que el anterior más o menos se arregló, como había sido en julio, los mandaron igual. Los mandaron igual a una zona de mil metros de profundidad con un submarino que solo podía sumergirse a 100 con una limitación. ¿Sabés la canallada que nos dijo un defensor? “Al final, hasta los 460 metros aguantó”. Entonces, en el alegato dije: “Entonces agarremos una ametralladora, disparémosle en la cabeza a alguien para ver si funciona la ametralladora”. Fue la peor respuesta del defensor. ¿Cómo me va a decir eso?

 

-¿En qué estado está la causa? ¿Qué te pareció el accionar de Macri ante la Justicia y es realmente valedero los argumentos que buscan la recusación del juez Bava?

 

En primer lugar, con todo el panorama que conté, para el Gobierno de Macri era vital mantener controlado al grupo de familiares que pedía verdad, porque era muy posible que esto salte y explote por el aire en medio de un Gobierno que estaba atado por los titulares de los medios hegemónicos y por la plata que le daba el FMI. Una causa así, nacional, hubiese podido llegar a, por lo menos, generar un juicio político a Macri. La gente tendría que darse cuenta que estamos frente a alguien siniestro e impune. 

 

Pero el espionaje ilegal no es presunto*, es real. Está probado. Los discos se encontraron en la AFI. Antes de cambiar el Gobierno, la AFI de Arribas y Macri procedió a dar la orden de quemar la totalidad del trabajo de cuatro años. Está todo incinerado y está procesado quien lo quemó y dijo quién lo llamó de Buenos Aires para hacerlo. Pero dentro de eso que se quemó, habían quedado tres discos rígidos que contenían solamente seis meses de espionaje sobre las mujeres. Fotos, reportes, infiltrados, drones, meterse en sus redes sociales.

 

-Lo que sucedió con el ARA San Juan y esto del espionaje, ¿son cosas separadas jurídicamente o están todas metidas dentro de una misma causa?

 

Están separadas. Una tramita en Caleta Olivia por el motivo del hundimiento y las muertes; y la otra investiga por qué se desplegó el espionaje ilegal, no solamente sobre las viudas del ARA San Juan, sino sobre las del buque pesquero Rigel y el Repunte*, que se hundieron. El Repunte se hunde cuatro meses antes que el ARA San Juan. Las viudas del Repunte se habían organizado de tal manera que las fueron a ver y le dijeron hay que salir a pedir justicia, hay que hacer una marcha, hay que hacer una misa, hay que hablar con los periodistas. Les dieron contactos de periodistas, todo. Las ayudaron a organizarse. De hecho hicieron un colectivo que se llama “Ni un Hundimiento Más”* que es muy conocido. Luego del ARA San Juan, al año, se hunde el Rigel, entonces esas mujeres se juntaron todas. A ellas también las espiaron. De hecho, el día que va Macri cuando se cumple un año de la desaparición del ARA San Juan, que va a la base, a una señora de 67 años la saca la seguridad. Era la madre de uno de los marineros fallecidos en el Repunte. La sacaron del homenaje, que era abierto, no era con lista, porque la tenían marcada como una de las que estaba en el reporte de la AFI. Esto está en el juzgado de Bava.

 

Bava toma esta causa iniciada, que comienza en Mar del Plata y el juez se da cuenta que era gravísimo. Entonces se declara incompetente y la manda a Dolores. Ahí no había juez porque a Ramos Padilla lo habían pasado a La Plata como juez de Cámara Electoral. Entonces, viaja un juez subrogante dos veces por semana y va sacando las causas más urgentes. Bava toma esta causa y no la puede evitar. Empieza a tomar medidas y antes de citar a Macri, cita, escucha en indagatoria y procesa a nueve acusados que eran Arribas, Majdalani, Iuspa Benitez* y otros agentes. El último era Mauricio Macri, a quien cita el 1 de octubre. Se presentó el 3 de noviembre. ¿Por qué tiene el privilegio de haber demorado todo 33 días? ¿Por qué recusó dos veces al juez? ¿Por qué en la audiencia del viernes, de recusación, donde estuvimos presentes por un pedido especial que hicimos, sin poder hablar, le impidió Lanusse que estuviera el juez?

 

Son demostraciones de un poder absoluto que tienen. Cuando uno presenta un escrito y ofrecés de testigo a 24 ex presidentes del mundo, la otra parte se queda chiquitita. No tenemos ningún tipo de poder, ningún apoyo, ningún organismo internacional a nuestro favor. A Macri no solo lo apoyaba esa gente, sino todo su arco político mediante un comunicado nacional pidiendo que saquen al juez. No solo eso, también tiene el apoyo económico.

 

-Los Panamá Papers y los Pandora Papers dicen que sabe mover bien el dinero.

 

Aparte, el dinero de dónde. Si el FMI dio el mayor préstamo en su historia, violando su carta orgánica, a la República Argentina para que Macri gane en 2019. Hay muchos intereses de la derecha internacional involucrados que van a bancar esto. Al límite de haberle hecho una invitación para que pase los próximos seis meses en Estados Unidos dando clases en una Universidad de Economía*. Ahora, Mauricio Macri es una persona que no sabe hablar fluidamente en castellano, ¿lo ves dando una clase en inglés? La Universidad es de Economía, no creo que el Ingeniero Macri sepa de economía, salvo una materia que sea lo que no se debe hacer. Pero están tan metidos en una mentira que le llega a la gente, la transmiten los operadores, los medios, que la gente piensa realmente que está armado. Tenés a Michetti diciéndole a los periodistas que fue a apoyar a Mauricio porque puede dar fe que no espió porque estaba trabajando con ella hasta las 2 de la mañana. Eso es mentira. Primero porque nadie cree que sea Macri quien fuera con su cámara a fotografiar a las viudas. Segundo porque Michetti era presidenta del Senado, y tercero porque el mismo Macri dijo que a las 6 o 7 de la tarde se conectaba a Netflix. Nada resiste la prueba de la verdad. Los hechos cantan. 

 

-El presidente Alberto Fernández retuiteó un video que vos habías publicado,  ¿qué significancia tiene eso para la cuestión?

 

Es muy importante. La querella que represento fue la única que acusó y logró que Macri y Aguad estén involucrados en la responsabilidad penal bajo el lema “los mandaron a la muerte”. Hice un video en mi alegato. El año pasado, el presidente Alberto Fernández concurre a una conferencia en México y era el momento en que le había pedido la renuncia al ministro Ginés por el vacunatorio vip. Llega a México y ve que sigue el escándalo, que están todos hablando en contra de Ginés. En un discurso, se preguntó: "¿Qué pretenden? ¿Por qué no se ponen a investigar cosas serias? ¿Por qué no le pidieron la renuncia al Ministro que mandó a navegar y a morir a toda una tripulación en el submarino ARA San Juan?" Esos segundos, la familias lo tomaron como un: “al fin alguien dice lo que venimos diciendo”.  Los mandaron en malas condiciones, los mandaron donde no debían ir, los mandaron a la muerte; una muerte anunciada. Esto lo subí por los cuatro años, agradeciendo por el mejor homenaje de todos, que es la verdad. Hoy me sorprendió que el Presidente lo retuiteó. 

 

-Saben el impacto que tiene.

 

Exacto. Tenemos razón, vamos a tener apoyo, falta para probarlo. Ellas están muy desmoralizadas porque tardaron cuatro años, y tienen que soportar que un ex presidente (Macri) se presente o no, se haga el ofendido o decida ir o no a una indagatoria. Una me dijo: “Mi hijo no pudo decidir si subir o no al submarino”. Otra esposa me dijo que su marido no había podido quedarse a la comunión de su hija y tuvo que viajar y no volvió más.

 

La semana pasada estuve en Dolores. Ofrecieron como testigos en favor de Macri a Aguad. Preparé 24 preguntas, dos me las objetó el juez y el resto las pregunté. Él era una máquina de “no me acuerdo, no sé, no estoy seguro, no lo sabría decir”. Hasta que dijo: “Sí, es verdad que supe que los celulares de las esposas andaban mal, creo que dos me lo dijeron”. Todas lo decían, todas. Es más, dijo: “Averigué, y Villán me dijo que dio la orden de dar de baja todos los celulares de los tripulantes”. Ahí fue que nos dimos cuenta, con esa testimonial, bajo juramento, que por ese motivo a las mujeres les desapareció la foto de perfil en el intercambio de chats por Whatsapp, los archivos y los audios. Todo les arrebataron. 

 

Una de las esposas me dijo que noche por medio lo llamaba, sabiendo por supuesto que no iba a atender, solo para escuchar su voz diciendo “te comunicaste con Jorge”, sólo decía la palabra Jorge, pero ella lo escuchaba. Otra mamá me dijo que cuando su nene dijo papá, lo grabó y se lo mandó. Ese audio también se lo dieron de baja.  El nivel de crueldad va de la mano con la ilegalidad de todo esto. 

 

Esto de borrarle los archivos va de la mano con que ellos tenían miedo de que los tripulantes, viendo el final, hicieran algún video, una despedida, un audio. Y no querían que se sepa lo que estaba ocurriendo. En el naufragio del submarino ruso "Kursk"*, cuando les dijeron que no los iban a ir a buscar, que tenían tantas horas de vida, todos hicieron una carta de despedida, las metieron en una bolsita de plástico y cuando rescataron el submarino, ellos estaban muertos y con sus cartas de despedida. Conmueve todo esto. Los de la Armada seguro quisieron evitar eso. Vamos a ver si se puede lograr, a través de esta infame novedad, declarada por este infame ex ministro de Defensa, si se pueden recuperar estos archivos. La voz es lo primero que olvidás dicen los psicólogos. La voz es un valor. El celular nos permite mantener viva la presencia de alguien que ya no está.

 

Ellas estaban muy caídas, y el video del Presidente les da fuerza para seguir. Estamos muy cerca. En la audiencia de 27 horas logramos que nos ordenen las pericias de las imágenes de Ocean Infinity*, del momento del hallazgo que está muy en duda. Pedimos la pericia para determinar si esas imágenes fueron editadas, manipuladas. Esa pericia empezó el 4 de octubre. Lleva su tiempo porque solo hay un perito oficial. Tienen que establecer normas de seguridad para hacerlo con un criterio unificado y que no haya impugnaciones, dudas ni sabotajes al material. Eso hay que demostrarlo científicamente. 

 

-¿Cuál es tu apreciación sobre el accionar del Gobierno actual en relación al ARA San Juan?

 

Me lo reservo. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
RELACIONADAS
MÁS NOTICIAS