domingo 14 de julio de 2024 - Edición Nº2048

Entrevistas | 7 ene 2023

a 40 años de la gesta 🇦🇷

🎙️ Malvinas: Causa, Gesta y Cuestión


Pal´Sur entrevistó al abogado Dr. Carlos Alberto Biangardi Delgado, Magister en RRII, escritor, Docente Universitario de la Universidad Católica de La Plata (UCALP) y la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), miembro pleno de la Asociación Argentina de Derecho Internacional, Coordinador del Departamento de Malvinas, Atlántico Sur y Antártida del Instituto de Relaciones Internacionales (IRI) de la UNLP y Secretario del Instituto de Derecho Internacional del Colegio de Abogados de la Ciudad de La Plata, para hablar de su visión acerca de estos últimos 40 años luego de la gesta de Malvinas, del 2022 en particular, de los sucesivos gobiernos democráticos y sobre algunos conceptos dilucidatorios que ayuden a entender el entrelazamiento que existe entre la Causa, la Cuestión y la Gesta. “En el 40 aniversario de la guerra del Atlántico Sur, se le bajó el precio a la Gesta de Malvinas, y se trató de agrandar los logros ante la comunidad internacional, que en realidad son relativos.” “Si me preguntan hoy donde estamos, diría en 2015: porque no veo nada más allá de la propaganda”

 

ENTREVISTA

 

"Analizando lo ocurrido durante estos últimos 40 años, vamos a hacer un análisis del 2022."

 

"Indudablemente, la Causa Malvinas sufrió un fuerte embate de la diplomacia británica, que de alguna manera se ha preocupado por la desmalvinización de la sociedad argentina, y este embate no dio los resultados que estas usinas pretendían, y día a día, a nivel de la población, la Causa Malvinas se fue fortaleciendo".

 

"Yo siempre hago una diferencia en ciertos conceptos como son: la causa Malvinas, la cuestión Malvinas y la Gesta de Malvinas".

 

"La Cuestión de Malvinas, está reducida a la cuestión* técnica, política-jurídica, y el esfuerzo diplomático de la República Argentina desde el 3 enero de 1833 hasta la actualidad, para recuperar el islario. Este concepto tuvo sus diversos vaivenes a lo largo de los distintos gobiernos argentinos. Y comenzando a analizar desde el 14 de junio de 1982 a la fecha, podemos decir que hubo una Política de Estado1 en el sentido de no bajar el reclamo, pese a que algunas fueron más malvinizadoras, otras más desmalvinizadoras, y otras sobreactuaron en el tema. Pero en realidad, si vemos una línea durante los 40 años ningún gobierno bajó totalmente el reclamo. Podemos decir que fueron distintas formas de asumir el reclamo. Luego uno, en su fuero íntimo llega a calificar algunas o descalificar otras, pero eso es de acuerdo a las concepciones que uno tiene. Pero hay que reconocer que la Cuestión Malvinas es una política de Estado".

 

"Ahora, es muy importante analizar qué es lo que pasa con la Causa Malvinas, porque ahí es donde el proceso de desmalvinización más apuntó, por ser un concepto sociológico, del pueblo argentino, de tener la convicción de que le han robado parte de su territorio y no se lo han devuelto nunca. Y eso a nivel popular se fortaleció mucho. Y eso es lo que el proceso de desmalvinización mas ataca: porque sabe que ningún gobierno puede romper esta Política de Estado de intentar recuperar el islario, mientras sea fuerte la Causa Malvinas. Si la Causa Malvinas se debilita, algún gobierno podría intentarlo. Y por ello todo el proceso de desmalvinización va a tratar de disminuir la Causa de Malvinas. Y por suerte se observa que esto no ocurrió. Y esto no ocurrió por un hecho particular, que fue la Gesta* de Malvinas".

 

"Los que son más jóvenes, a veces piensan que Malvinas empezó en abril de 1982, pero los que tenemos algunos años más y hemos estudiado los problemas de límites de la República Argentina prácticamente desde el 25 de mayo de 1810 hasta ahora, vemos que el tema Malvinas es mucho más antiguo, pero, pese a ello, había quedado reducido o encapsulado a un ámbito muy reducido de historiadores, especialistas en relaciones internacionales y juristas: no era un tema popular, aunque sí estaba arraigado en la conciencia popular. Si bien todos veían en las escuelas que las Malvinas eran argentinas y que estaban usurpadas, no existía un sentimiento o arraigo tan fuerte como el ocurrido luego de la gesta de Malvinas.  ¿Porque? Porque la gesta de Malvinas actualizó el reclamo: y esos actos de heroísmo que ocurrieron durante esos 74 días, y la contemporaneidad de los hechos con las nuevas generaciones, logró fortalecer esta causa y darle un cariz más popular".

 

"Yo creo que hubo un punto de inflexión, quizás inconsciente, cuando el presidente Néstor Kirchner abrazó la Causa. Porque la Causa de Malvinas, por haber sido la guerra producida durante la dictadura militar -y después todo el gran proceso de desmalvinización durante los primeros gobiernos constitucionales, influido los resabios de las violaciones de los derechos humanos-, había quedado como un episodio de la dictadura, y Néstor reconoce públicamente ese sustrato popular que había en la Causa Malvinas, y, finalmente, yo recuerdo, el 2 de abril de 2012, en un acto de la Ciudad de Ushuaia, a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner diferenciar la Causa Malvinas de la dictadura militar y poner las cosas en la situación en que la debieran haber estado siempre. Porque el tema de las violaciones de los derechos humanos, que es un pasado reciente y muy lacerante, era usado por la diplomacia británica para tratar desmalvinizar a la sociedad argentina. En uno de mis libros, citó a Alain Rouquié2, un sociólogo francés muy escuchado por los gobiernos de aquella época que sostenía, impulsaba y le decía a los gobiernos argentinos, ni bien terminada la guerra, que “era fundamental desmalvinizar”3".

 

"Haciendo un resumen de lo expuesto hasta el momento, el Dr. Biangardi explica que “por un lado, vemos por un lado el tema de la (1) Cuestión de la Malvinas, que es algo que nunca se abandonó a pesar de sus claro-oscuros, por otro lado, el concepto más importante y que hay que fortalecer, es la (2) Causa Malvinas, porque ella es el arraigo popular que hace que ningún gobernante distraído pueda bajar los brazos. Aunque sea cosméticamente tiene que seguir insistiendo. Y por último está la está la (3) Gesta de Malvinas, que -esto sí lo relaciono con este 2022-, es lo que le da combustible a la Causa de Malvinas. La Cuestión de las Islas Malvinas, que es la problemática de la usurpación británica, se hizo popular porque existió la Gesta de Malvinas, que quedó arraigada a nivel popular por los hechos heroicos y la contemporaneidad de los habitantes con los veteranos de guerra”.

 

“Esa Gesta, con el correr de los años se fue conociendo mejor, porque al principio, la diplomacia británica nos quiso imponer un manto de vergüenza sobre la misma y hacernos creer que los argentinos no habían luchado valientemente. Obviamente, como en toda guerra, hubo traiciones, hechos heroicos, y hubo actos de gran cobardía4: pero estos son comunes del hecho sociológico de la guerra. Lo que ocurre es que los británicos, aprovechando este sentimiento antimilitarista de los primeros gobiernos democráticos, consecuencia de los resabios de las aberrantes violaciones de los derechos humanos, aprovecharon para desprestigiar el accionar de las fuerzas argentinas en Malvinas.

 

“Yo soy muy crítico del Gral. Menendez5, de la alta dirección del Estado e incluso de la alta conducción de la guerra en el archipiélago, pero eso no quiere desconocer el patriotismo y valor de oficiales de baja graduación, suboficiales y de muchos soldados, sobre los cuales, luego de la guerra, se quiso crear el relato que eran pobres chicos de 18 años que los habían mandado a morir, mal armados. Se hicieron películas6 en este sentido. Pero 40 años después, cuando se comienzan a descubrir los testimonios de los británicos descubrimos que los argentinos habían luchado valientemente, que muchas de las armas que decían que eran obsoletas no lo eran, y, en determinadas circunstancias, eran mejores que las británicas, y que no había una diferencia abismal. Y esto lo dicen los propios británicos. Con esto no estoy diciendo que los británicos no fueran tecnológicamente superiores, pero no había esa diferencia abismal que la misma dictadura militar quiso pintar para tratar de atenuar la derrota. Nosotros teníamos un equipamiento bélico cinco estrellas en 1982, cosa que hoy no existe”.

 

“La Gesta de Malvinas, con todo el conocimiento de estos datos, se fue acrecentando y quizás se creó una gran expectativa no cumplida con el tema del 40 aniversario, que uno pensaba que iba a ser un tiempo en que se iba a poner en valor todas aquellas cosas que se habían tratado de olvidar. En realidad, se hicieron muchas cosas y hubo una cantidad importante de dinero que el gobierno nacional aportó a las provincias y a ciertos sectores para que publiciten, hagan murales, publiquen libros, revistas, etc.., y no podemos descalificar esta actitud que es muy positiva, pero mi impresión es que se le bajó el precio a la gesta de Malvinas, y se trató de agrandar los logros ante la comunidad internacional, que en realidad son relativos”.

 

“Porque es muy importante el apoyo en los foros internacionales, es muy importante lo que hace el gobierno actual en recuperar los Grupos de Apoyo a Malvinas7, es muy importante establecer en la sociedad argentina los conocimientos de nuestros derechos, pero también sería muy importante cuestiones concretas. Por ejemplo; haber denunciado el comunicado conjunto Foradori-Duncan8, o el acuerdo del vuelo San Pablo-Malvinas9, es decir, cuestiones concretas”. 

 

“Por otro lado, observé que la dirigencia argentina se ha preocupado en bajar el precio a la lucha de los soldados argentinos, y se adhirió al principio de la amabilización. Hay un hecho que para mí fue muy grave10, es el acto que se realizó en la Catedral de la Iglesia Anglicana de Buenos Aires11, donde con autorización del gobierno nacional, la Cancillería y Ministerio de Defensa, veteranos británicos y veteranos argentinos, y que prácticamente se constituyó en el acto central del 40 aniversario12. Y no está mal ese rezo por la paz. Pero, paradójicamente, el acto por los 40 años de la guerra en la República Argentina fue organizado por la embajada británica, y lo lógico hubiera sido que el gobierno argentino hubiera aceptado participar de este acto de conciliación pidiéndole algo a cambio, porque esto que parece algo simple tiene un significado simbólico muy importante. Por ejemplo: vamos a hacer este rezo por la paz a la vez que iniciamos el restablecimiento de las negociaciones en el marco del régimen que establece la Resolución 2065/XX13, sin que esto significara que los británicos abandonen su postura. Pero la argentina aceptó este símbolo de la reconciliación sin volver a la mesa de negociaciones y con las declaraciones de la embajadora británica (Kirsty Hayes)14, en esos días, de que ese tema ya no se tocaba más. Es decir, indudablemente estamos adhiriendo a este concepto”.

 

También, señala el doctor, “durante todo el año, desde los sectores oficiales se pudo escuchar -no en las universidades o con veteranos presentes-, considerar que exclusivamente las Islas las van a devolver la comunidad internacional, cuando, si bien el reconocimiento internacional es muy importante, las islas la van a recuperar la República Argentina. Todos sabemos que hay resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas y del Comité Especial de Descolonización que nos benefician, pero eso no va a hacer que Reino Unido, que es la segunda potencia militar de Occidente, se siente a negociar si no tiene un interés en hacerlo. Y lamentablemente es un ejercicio fácil pensar que todo va bien porque tenemos apoyos internacionales, pero ver que en los hechos los británicos se benefician con el statu quo15. No está mal buscar los apoyos internaciones, está muy bien, pero hay que ir un poco más allá, y me parece que la clase política argentina tiene temor de ir un poco más allá.   

 

“Todo lo que hizo el gobierno actual durante el 2022 me parece muy bien, se podría haber hecho un poquito más. Si lo comparamos con la administración anterior16 es superlativamente mejor. ¿Porque? Porque recupera cuestiones muy importantes que se habían logrado entre el 2003 y el 2015 y que se fueron abandonando en el camino. Si me preguntan hoy donde estamos, diría que en 2015: porque no veo nada más allá de la propaganda y crear conciencia en el país (que está muy bien todo eso). Pero no es sano que nos limitemos a eso sin tratar de avanzar un poco más”.

 

A modo de anécdota, Biangardi, comentó que “hace un tiempo, le envié, por intermedio de unos amigos que se reunieron con el Secretario de Malvinas de la Cancillería, Guillermo Carmona, una propuesta que era aplicar lo que en 2015 la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner había propuesto, que se establezca un ceremonial para para todos los visitantes extranjeros dignatarios ante el cenotafio de los caídos en Malvinas en la Plaza San Martín de la Ciudad de Buenos Aires (a metros de la cancillería)”.

 

“Todos los Estados tienen algún ritual similar, cuando un presidente o algún funcionario de importancia de otro país visita, de llevar a la tumba del héroe máximo para dejar una corona, es una cuestión ritual. La Republica Argentina lo tiene establecido en el Plaza San Martín. Lo que sugirió Cristina, fue que se estableciera un ritual similar ante el cenotafio, que sería ir a la otra punta de la plaza para dejar un reconocimiento en el lugar. Esto es una cuestión interna simbólica, que no tiene ninguna restricción externa, pero le da idea al dignatario extranjero que Argentina mantiene presente la gesta de Malvinas, y que esto marca su futuro”.

 

“Mis amigos le acercaron sin que yo les pidiera la iniciativa, y el embajador dijo que estaban trabajando en ello. Esto fue a principios de 2022 o finales de 2021. Yo tenía la ilusión que esto saliera porque era una cuestión interna de la Cancillería e incluso no era una idea propia, sino de la vicepresidenta, y a mí me parecía una cuestión muy importante desde lo simbólico que, en el 40 aniversario de la gesta de Atlántico Sur, el Estado Argentino, estableciera este ceremonial para el futuro. Esto demuestra que hay cuestiones simbólicas que son importantes y también se han desentendidos” finalizó el reconocido escritor17.

 

Por Luciano R. Moreno Calderón*

Unión Malvinizadora Argentina

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
RELACIONADAS
MÁS NOTICIAS