lunes 08 de agosto de 2022 - Edición Nº1342

Entrevistas | 20 oct 2021

Promoción industrial e integración

Ley 19.640: “Si este régimen se terminara, le sacan el tapón a la isla”

El jefe de Gabinete de la Municipalidad de Ushuaia dialogó con Pal'Sur sobre la extensión del régimen de promoción industrial. Además, aportó su visión sobre el resultado de las elecciones.


Por:
Laura I. Funes

Días atrás, el presidente Alberto Fernández anunció la extensión por 15 años del régimen industrial* de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur (en adelante Tierra del Fuego), así como la creación de un fondo destinado a obras de infraestructura para el desarrollo de un Polo Tecnológico e Industrial en la provincia y la asistencia económica directa a las empresas que quieran desarrollarse en la zona.

 

En este sentido, Pal'Sur dialogó con Mario Daniele*, jefe de Gabinete de la Municipalidad de Ushuaia, sobre la importancia de las medidas adoptadas por el Gobierno nacional en favor de la Provincia. Además, aportó su visión sobre el resultado de las elecciones.

 

 

-¿Qué significa para la Provincia la Ley 19.640*?

 

Fue una medida de promoción económica muy necesaria en Tierra del Fuego, para poblarla, fundamentalmente, y una cuestión netamente geopolítica. Argentina necesitaba, en lugar de tener bases militares -que son muy importantes y defiendo la inversión en defensa-. Pero la mejor defensa que puede tener un país es ocupar el territorio ausente, y de forma pacífica, como se hizo. Esto generó un crecimiento demográfico explosivo. Tenía 18 años cuando llegué a la Provincia y vi cómo iba llegando gente a Tierra del Fuego con la esperanza de realizarse junto a sus familias.

 

Tierra del Fuego es el conjunto de la Argentina. Acá encontrás jujeños, salteños, catamarqueños, cordobeses en gran cantidad, gente de sur a norte de Argentina. Durante los años que estuve en el Senado, escuchaba las 24 tonadas de las provincias. Tierra del Fuego es eso.

 

Lamentablemente, queda un grupo reducido de antiguos pobladores, que son los que llegaron a principio de siglo pasado desde Europa a trabajar. Por ejemplo, está la comunidad croata, la española, la italiana y la árabe, fueron las principales en llegar. Es gente que vino a construir los cimientos de lo que hoy tenemos. A eso, hubo que agregarle esto. Si Tierra del Fuego no tuviera esta ley, seguramente seríamos una provincia muy pequeña, una villa turística como la que conocí: cuatro cuadras y 8 mil habitantes. Y Río Grande mucho peor, porque era una ciudad más chica, con muchos menos años, y lo único que generaba actividad era la ganadería a través de la oveja, la lana y no había más nada.

 

Todo lo que hoy tenemos responde a la promoción y los objetivos que se buscaron con esta Ley. Después hubo un acuerdo con el Mercosur, donde Argentina y Brasil acordaron hasta el mes 50 en lo que tiene que ver con la industria electrónica, de mantener un régimen de promoción industrial.

 

Por suerte se pudo concretar. Primero se logró la extensión en el Gobierno de Néstor Kirchner y después fuimos muy atacados. Estuve en reuniones* donde participó la ex gobernadora Rosana Bertone y el ex secretario de Producción de Argentina, Francisco Cabrera, donde decía que teníamos que reciclarnos, pensar en otra cosa, abandonar esta idea del régimen de Tierra del Fuego porque le daba un déficit de 4.500 millones de pesos a la Argentina. Eso en realidad, no es tan así.

 

En primer lugar, cuando armás, ensamblás o das valor agregado, tenés una salida de divisas, porque la materia prima hay que traerla, especialmente de China, Japón y Corea. Cuando no hacés esto y traés todo, la salida de divisas es mayor. Es una verdad relativa la que planteaban. El propio Lanata* vino a hacer un programa para denostar la industria de Tierra del Fuego. En pleno auge. A los tipos les daba bronca. Los antipatria no tienen una mirada integral, solo miran el tema económico. Desde el punto geopolítico, quizás, bases militares nos hubiesen costado más caro. A nadie se le ocurre pensar, salvo a algún trasnochado como el presidente de Chile, que hay que modificar alguna cuestión de limites*, que ya fue saldado hace muchos años con la intervención de Juan Pablo II. Esa fue una cuestión tomada desde lo electoral.

 

La Ley, como novedoso, según explicó el Ministerio de Desarrollo Productivo, es que hay que generar fondos para generar mayor inversión y valor agregado en Tierra del Fuego, es decir, trabajo, ciencia y tecnología. Cuando querés reemplazar mano de obra, no se hace con palabras. Si querés agregar alguna cuestión a la que hoy están ensamblando hay que tener un desarrollo técnico, con las universidades. No son trabajos artesanales, demandan conocimiento científico y técnico. Es una matriz productiva muy importante para nuestra región, y tener 15 años más, más otros 15 años, tal cual lo indica este decreto, debe ser para nosotros tomado como un día muy importante. Después de momentos tan difíciles, podemos pensar en la refundación y reconversión de nuestra economía, sumada a la turística, que ha sido excelente.

 

Con esto tendríamos al norte de la isla con trabajo, paz y mucha tranquilidad. Tenemos que mantener lo que tenemos para establecer el cupo. Si tenemos 15 mil puestos de trabajo, mantenerlos y buscar otras alternativas que puedan estar en el polo antártico, en desarrollo científico y en el turismo, que no tiene techo.

 

-¿Qué sucedió en otras ocasiones, cuando quisieron tocar la Ley 19640?

 

En otros tiempos nos hemos movilizado toda la comunidad, cuando quisieron meter mano en la Ley. Hubieron caravanas y la gente participó activamente. Ahora, quizás, con el desencuentro de la pandemia, o el no haber tenido conciencia de lo que significa esto. No es solo la fabrica que ensambla, tiene que ver con muchas cosas: con el IVA, con el Impuesto a las Ganancias, a la Riqueza, es muy compleja la Ley. No es solamente un guardapolvo de un trabajador de la fábrica, que es a quien nosotros queremos darle tranquilidad. Si este régimen se terminara, le sacan el tapón a la isla.

 

La gente se informa de aquellos medios cholulos, nacionales y porteños donde cualquier atrevido hace programas periodísticos. Periodistas deportivos que hablan de política, programas de entretenimientos que hablan de política y no saben lo que pasó en Argentina. Hace dos años la Argentina tuvo el mayor criminal de las empresas y Pymes que se llamó Mauricio Macri*. Le decían a la gente que tenía que reciclarse y poner una cervecería artesanal. Era el único discurso que tenían. Todo el mundo iba a hacer cerveza y depender del sector agropecuario con bajas retenciones. Eso te da, en números claritos, que el proyecto iba a terminar en una Argentina para 25 millones de argentinos, cuando el país tiene entre 45 y 50 millones.

 

Para ampliar la cantidad de producción, además de la agricultura y ganadería, tiene que ser un país industrial. Es la única forma de generar puestos de trabajo. Es así acá y en el mundo. Por eso, necesitamos, por las asimetrías y siendo la única provincia insular, ventajas impositivas distintas. No es lo mismo tener una fábrica en el Conurbano que en Tierra del Fuego. Para eso se necesita una visión de país. Si tenés gente que no sabe qué pasa del otro lado de la General Paz, estamos complicados. Vecinos nuestros no entienden cómo es el régimen completo. Piensan que sólo está dirigido a la electrónica. Que no tengas que pagar impuesto a las ganancias en Tierra del Fuego es un beneficio muy importante. En el norte, si tenés más de una casa, tenés que pagar el impuesto a la riqueza. Eso acá no está.

 

-¿Qué mensaje querés dejarle a los fueguinos y los argentinos en general?

 

La gente tiene que votar por Argentina. El 14 de noviembre no se trata si te gusta o no la voz de Cristina, o si no te parece lindo el bigote de Alberto Fernández o que hizo un cumpleaños con la esposa y se sacó una foto, o el vacunatorio VIP, que ya lo pagó políticamente y corrigió el error.  Se han cometido errores, pero errores de esta naturaleza. No hay es un Presiente que endeudó por 100 millones de dólares* como hizo el otro. No hay un Presidente que sacó un crédito a 100 años*, no hay un presidente que te metió la mano en el bolsillo y te aumentó los servicios 1000 por ciento* y las autopistas*, de las que eran dueños, aumentó en un 600 por ciento. Levantó el valor de la concesión y las vendió. No hay un presidente que le haya sacado los medicamentos* a tu tía, a tu mamá, o a tu abuelo ¿Tan poca memoria tiene la gente?

 

La verdad, como estoy en la vuelta de la vida y no soy candidato a nada, digo lo que pienso. La gente tiene que votar por la Argentina, sino volvemos al pasado, volver al tipo que te aumenta los servicios, que se reía de los fueguinos porque decía que andábamos en remera*, que teníamos las veredas con calefacción. No tiene idea porque estuvo una hora. Ya lo dijeron sus propios hermanos y el padre ni hablar. No había pasado media hora que su padre había muerto y reconoció que era coimero. Una cosa tremenda.

 

-¿Por qué creés que se inclinaron de esa manera en las elecciones?

 

La gente puede tener un montón de angustia por la pandemia, porque se les murió un familiar. Hay una serie de factores propios y que los reconocemos. Me parece que se pasaron de rosca con el castigo. No se está midiendo con la misma vara. Nunca dije esto en toda mi vida, el pueblo nunca se equivoca, pero creo que la gente que está con bronca, tiene la oportunidad de corregir y quienes no fueron, de ir a votar y votar por una Argentina que vaya para adelante y no volver a esos años que fueron, en términos económicos, peor que la dictadura.

 

Si los argentinos los siguen votando, van para atrás. Los fueguinos van a votar a Diputados que tienen gente en sus filas que dicen que las Malvinas* son de Gran Bretaña*. ¿Puede ser que un fueguino vote eso? No debería sacar ni un solo voto. ¿Puede ser que un diputado del radicalismo sea separatista* y quiera independizar la provincia de Mendoza y Córdoba? Eso merece expulsión y prisión. Estamos hablando de cosas gravísimas.

 

¿Viste alguna elección en la que se plantee quitar derechos como estrategia de campaña, como lo es el tema de la indemnización?

 

Eso es una locura. Hay cosas que, si hay que corregir, deben hacerse en otros tiempos, cuando la Argentina crece, no cuando hay menos empleo. Hay que modernizar la ley laboral, pero de ninguna manera quitar la indemnización. Es una locura*, es un subsidio a las grandes empresas a cambio de nada. Si queremos trabajar en la cuestión de leyes laborales, hay que hacerlo con sentido de responsabilidad porque estamos hablando de lo único que tienen los humildes que es el capital del trabajo. Hay que hacerlo con el compromiso de trabajadores. El peronismo no es un partido de clases, queremos que haya empresarios a los que les vaya bien y trabajadores a los que les vaya bien como al empresario. El famoso fifty fifty de Perón. Tienen que estar los dos bien.

 

-Incluso a los empresarios les fue muy mal con Macri

 

Las puso a todas en un paredón de fusilamiento y las fusiló una*. Una por una. Creo que, recalculando, esto trasciende un partido político. En defensa de la industria, de los trabajadores, del bienestar de la gente, Alberto merece gobernar sin pandemia, que demuestre lo que puede hacer. Y que este monstruo, que es la pandemia, desaparezca.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
RELACIONADAS
MÁS NOTICIAS