lunes 22 de julio de 2024 - Edición Nº2056

Entrevistas | 11 may 2023

🗣️ Ing. Horacio Tettamanti

🇦🇷 "Para terminar con el cepo logístico a Tierra del Fuego, hay que construir un puerto de aguas profundas en Río Grande"


Luego de los artículos publicados a raíz del recurrente discurso de algunos personajes de la política nacional tendientes a defenestrar el Régimen de Promoción Industrial Fueguino, Pal´Sur conversó con el Ingeniero Horacio Tettamanti, ex subsecretario de Puertos y Vías Navegables de la Nación, quien en redes habría expresado algunas opiniones muy interesantes atinentes a la sustentabilidad económica fueguina, y la necesidad de revisar las prioridades en cuanto al trazado estratégico de la Nación y la Provincia, en relación a generar mayor sustentabilidad a la economía provincial y fortalecerla a nivel geopolítico. (VER Video al final de la nota).

 

↓ LAS PALABRAS DEL ENTREVISTADO ↓

 

Establecer debates sobre si se debe o no continuar con el régimen que sostiene la actividad industrial1 fueguina, es inconducente, el debate debe discurrir por otros caminos. 

 

Es evidente que Tierra del Fuego, más allá de importancia intrínseca para los pobladores, que obviamente va de la mano de sus puestos de trabajo y costos de vida, para la República Argentina, su provincia más extensa tiene una importancia superior2 a la propia dinámica de los pobladores. Por eso, esta singularidad, hace que, además de la problemática propia como cualquier otra provincia argentina, tiene una proyección en cuanto a sus alcances geopolíticos y al conflicto que hace que sea la única provincia argentina con parte de su territorio ocupado3 por una potencia extranjera: una situación que es evidente, tiene una importancia superlativa al resto de los problemas que tienen las demás jurisdicciones.

 

Tierra del Fuego, las Islas y todo lo correspondiente a su territorio, es de importancia fundamental para la geopolítica argentina, y uno de los factores a resaltar, son las importantes derrotas que viene acumulando Argentina, como ser la caída de Puerto Argentino pero también el Tratado de Paz y amistad con Chile4, que se lo reivindica como un logro pero que realidad estableció  una nueva fractura transversal, por quedar el puerto de Ushuaia seriamente condicionado en términos marítimos ya que necesariamente para poder alcanzar el mar y un rumbo franco al sur tenemos que irnos bastante más al Este.

 

Chile quedó fortalecido en su hegemonía sobre la logística Antártida, por tener la Isla Navarino5 el acceso estratégico más importante al Continente Blanco.

 

Argentina perdió el acceso estratégico a la Antártida6, y eso fue un retroceso significativo. Pero uno de los aspectos fuertes que poseemos y nos da la posibilidad de sostener la batalla, es la población. Esa población que trabaja y vive en la isla, brinda una presencia determinante en términos de ejercicio de soberanía, ya que no hay mejor forma para hacer soberanía que ocupar física y territorialmente los espacios que uno pretende reivindicar. Ahora, por otro lado, es evidente que Tierra del Fuego, como una Isla totalmente inaccesible al resto de República Argentina, el que su única vía de conexión con el resto del país sea vía camión es una restricción estratégica gravísima, y es el punto central a remover.

 

La realidad es que esos miles de millones de dólares que significa el sostenimiento de esa actividad económica industrial fueguina7, que nadie en su sano juicio puede decir razonablemente de afectar, es una especie de pulmotor. Es decir, discutir sobre si sacarle a una persona que vive gracias a ese pulmotor si se lo vas a sacar o no, no tiene sentido. Pero es una situación que tiene que ser revisada, y las políticas tienen que estar pendientes de una estrategia de desarrollo económico que poco a poco y paulatinamente nos permita a los argentinos darle una sustentabilidad e independencia económica que, por ejemplo, ahora, la indisponibilidad de divisas está poniendo en serio riesgo, aunque la Ley sigue vigente.

 

Tenemos que ponernos trabajar y discutir como generamos las condiciones necesarias para que ahí se asiente una actividad económica y social que permita la sustentabilidad fueguina. Y que tiene, como todo proceso productivo, tres grandes columnas, de las cuales si falta una no hay proceso productivo sostenible, que son: (1) la energía -que no es un problema para Tierra del Fuego-, (2) la moneda –que sí puede serlo-, y (3) la logística, que es el factor más crítico del que necesariamente debemos profundizar.

 

En cuanto al factor logístico, tenemos que tener presente que Tierra del Fuego alimentada por camiones a 3000km es inviable. Inclusive escuchamos la irracionalidad del cruce corto por Magallanes8, que los que navegamos sabemos de lo que hablamos. El problema no es cruzar el camión (cruce corto o largo9), el problema es el camión. Porque más allá de que se cruce por un lado o por otro, ya se está imponiendo una restricción de costo logístico que hace inviable cualquier tipo de desarrollo de economía regional que pueda pretender desarrollarse.

 

Hoy el punto central que debe ser abordado, es construir un puerto que permita a Tierra del Fuego recuperar la hegemonía del acceso a la Antártida10, ya que el de Ushuaia en el Canal de Beagle quedó seriamente afectado por el Tratado de Paz y Amistad, y es por ello que nosotros planteamos hace muchos años realizar uno en el frente Atlántico de la Isla, donde se debe  estudiar la realización de un puerto de aguas profundas en Río Grande que no solamente sea para sostener la actividad de la isla en torno de abaratamiento de toda la logística llegando por agua como a cualquier isla, sino además que sirva de enclave militar frente a la agresiva militarización inglesa en las islas Malvinas y por otro lado, una proyección hacia el Sur, que mitigue de alguna manera la limitaciones que generó el citado tratado entre Argentina y Chile.

 

La fortaleza número uno que tiene Tierra del Fuego, para contrarrestar las limitaciones heredadas por el Tratado de Paz y Amistad, es la población, con lo cual, discutir si hay que sostener o no la Ley (19.64011) está totalmente fuera de discusión. Lo que hay que debatir es un plan de desarrollo de 10 o 15 años, y la otra fortaleza es su potencial portuario.

 

Hay que dejar de pensar que el único puerto de Tierra del Fuego es Ushuaia, y que se quieran resolver todos los problemas con ese puerto, que es importante y que hay que seguir desarrollando, pero tiene que ser reemplazado por una visión sistémica portuaria. Entonces ahí aparece un triángulo estratégico en la Islas Grande de Tierra de Fuego que no está debidamente considerado y es el formado por Ushuaia, Puerto Almanza12 -que está frente a Puerto Williams12 nuestro adversario desde todo punto de vista- y Río Grande, donde que hay que hacer un puerto excavado en Caleta la Misión13.

 

Es importante que se sepa que un barco que sale de Ushuaia, no solamente tiene que gambetear la restricción de todo lo que significa ir pegado a las costas de Beagle14 para no entrar en aguas chilenas, sino que cuando está por llegar a Buenos Aires, tiene que dirigirse al norte, y pedir autorización a Montevideo15, para tener que llegar a su destino en argentina. Y esto lo podemos ver en el recorrido que hace nuestro rompehielos que acaba de volver de la Antártida16 donde hizo una navegación que a simple vista es irracional. ¿Cómo vamos a reivindicar soberanía en el Sur, si por acto propio tenemos un canal que nos obliga a ir al norte (Uruguay) para tener que ir al sur?

 

Por eso tenemos que tener una visión geopolítica que nos impulse a fortalecer a Tierra del Fuego no como un puerto, sino como un sistema portuario conformado por un sistema estratégico que es Ushuaia, Almanza y Río Grande. Hacer el puerto de aguas profundas en Río Grande y obviamente el Canal Magdalena y luego la instalación de una Marina Mercante de Bandera que consolide el cabotaje Nacional, y que Tierra del fuego esté servida por agua, porque lo que cuesta 1 peso llevarlo por agua cuesta 100 en camión. Y repito: Tierra del Fuego condenado al camión, no tiene destino.

 

Este triángulo entre Ushuaia-Pto. Almanza- Río Grande, no es solo fundamental para el ejercicio de soberanía, sino para brindar sustentabilidad económica. Porque más allá de toda discusión hay que resolver la mesa de los habitantes de la provincia, y eso, la mayor parte, se hace por medio de asegurar el empleo y la producción, que, a su vez se consolida por medio del fortalecimiento de las economías regionales, poniendo en valor el potencial regional que es mucho pero que tiene que quedar claro que ninguna economía regional, por más ventajas, beneficios y recursos que se le asignen, si debe ser desarrollada por medio de un camión a más de 3000 km de distancia, no tiene viabilidad. Ni acá, ni en ningún lugar en el mundo.

 

Es decir, el cepo logístico que hoy recae sobre Tierra del Fuego la condena a que no haya ninguna posibilidad de desarrollo endógeno de economía regional sustentable si la única forma de sostener el trabajo es una ley que genera una actividad que está soportada por un subsidio que es muy importante, y que pone a Tierra del Fuego en una condición muy vulnerable.

 

Porque por más leyes que haya, si mañana no hay dólares, no va haber dólares. Entonces es evidente que no puede estar una provincia, la más grande y las importante geopolíticamente hablando17, con una espada de Damocles que sea el pulmotor que viene desde el Banco Central. Por eso es importante que empecemos a desarrollar un plan estratégico, que no se logrará de un día para otro, sino en 5 o 10 años, para ir sustituyendo actividades económicas que requieren apoyarse en importantes subsidios y se desarrollen actividades que hoy están inviabilizadas, porque, por ejemplo, yo que me dedico al transporte marítimo y la pesca, veo que para que llegue  a Tierra del Fuego un contenedor refrigerado, tiene que transitar 3000 km arriba de un camión y luego tiene que volver al puerto de Buenos Aires, con lo cual, el costo de ese contenedor triplica o cuadruplica el propio valor de la mercadería que tiene dentro. Y esto es solo un ejemplo de la magnitud del cepo logístico que hoy recae sobre la población fueguina.

 

Antes de discutir cuestiones periféricas, de si leyes si o leyes no, lo primero que hay que hacer, es poner manos la obra para construir el puerto de aguas profundas en Río Grande. Y no se entiende porque Argentina no lo está construyendo. Realmente es inexplicable.

 

Por

Luciano R. Moreno Calderón

Unión Malvinizadora Argentina

https://twitter.com/UMalvinizadora

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
RELACIONADAS
MÁS NOTICIAS